Búsqueda personalizada

 

El bebé tiene mucha energía! El bebé se mueve todo el día cuando no está durmiendo. A los cinco meses muchos bebés se mueven dándose vueltas o serpenteando. Usted debe tener paciencia para mantenerse a la par con su bebé.

El bebé distingue a mamá y papá entre extraños y, a veces, llora si uno de ustedes se va. ¡No se escape! Dígale a su bebé que usted va a volver.

Ya pronto su bebé va a demostrar miedo hacia personas que no conoce muy bien. Deje que se acostumbre a la gente nueva poco a poco.

El bebé prefiere ahora juguetes que hacen ruido. Toque una campana o apriete un juguete chillón y mírelo mientras el bebé busca de dónde viene el sonido. Luego deje que el bebé lo haga. Emita diferentes sonidos. ¿Lo trata de imitar?

El bebé ha descubierto sus pies y quizás le gustará chuparse los dedos del pie; se está poniendo cada vez más fuerte y empieza a empujarse con sus brazos y rodillas. Por seguridad, quite los juguetes colgados a través de la cuna, y también en los lugares de recreación.

De ahora en adelante su bebé va a estar muy interesada en juguetes que puede tocar, mirar, masticar, chupar y golpear uno contra el otro.

 


Reúnase con otros

Algunas parejas visitan regularmente a otros padres y bebés. Se reúnen por lo menos por una hora una vez a la semana.

A los bebés les encanta esta diversión en grupo. ¡El padre y la madre disfrutan más del bebé! Todos ven crecer a sus bebés juntos y también aprenden unos de otros.

También, en una emergencia, pueden compartir el cuidado de niños. Algunos días pareciera que el bebé va a volver loco a su padre o a su madre. Es muy útil tener un amigo o amiga que pueda cuidar al bebé aunque sea por una hora para hacer diligencias o simplemente para estar un rato solo.

Nadie cría un bebé sin ayuda alguna. ¿Con quién puede contar Ud.?

 

Imagen tomada de www.parisconchicos.fr

Disciplina y seguridad

El bebé está empezando a meterse en todo y puede coger algo que no debe. Ya que todo lo que él recoja se lo va a meter a la boca, es hora de pensar en seguridad.

Una forma de ayudar a su niño es tomando precauciones en el hogar (vea la página 5). Esto previene que el bebé se lesione o que rompa cosas.

El bebé necesita explorar. Es más conveniente adaptar su casa sin peligros para el bebé que estar detrás del bebé todo el tiempo diciéndole "no" a todo lo que hace.

Otra forma de guiar a niños es a través de la distracción. Por ejemplo, moverlo lejos de lo peligroso (el cordón de una lámpara) a un lugar más seguro.

Es importante saber hacer substituciones, interesando al bebé en un juguete con que él puede jugar y después gentilmente quitarle el objeto que usted no quiere que agarre.

No le dé palmadas en las manos ni tampoco le grite al bebé. El bebé no puede controlar su comportamiento todavía. Si usted le pega ahora, él aprende que el pegar es aceptable. Su responsabilidad es mantener al bebé fuera de peligro y no castigarlo por meterse en situaciones peligrosas. En vez de pegarle, trate los tres métodos mencionados anteriormente.


Su bebé quiere que usted sepa:

Cómo crezco:

  • Me mezo, me doy vuelta y volteo mi cuerpo.
  • Pateo y chupo mis dedos del pie.
  • Me paro si me sostienes por debajo de los brazos, brinco para arriba y para abajo y pataleo con mis pies.
  • Tengo buena puntería cuando cojo algo.
  • Puedo darme vuelta completa.

Cómo hablo:

  • Miro tu boca y trato de imitarte cuando me hablas.
  • Hago sonidos tales como ee, ah, ooh, papa, bai-bai, mama.
  • Me gusta balbucear y hablarle a mis juguetes y a la gente para escuchar mi voz --¡Así llamo la atención!

Cómo respondo:

  • A veces lloro cuando veo extraños.
  • Sonrío a las caras y voces que reconozco.
  • Miro a mi alrededor cuando oigo sonidos.
  • Hago sonidos e interrumpo tus conversaciones porque deseo atención.
  • Quiero tocar, sostener, dar vuelta, sacudir, y probar todo.
  • Pongo mucha energía en todo lo que hago.

Cómo entiendo:

  • Reconozco mi nombre
  • Puedo reconocer mi imagen y la de otros en un espejo.
  • Recuerdo lo que acabo de hacer.

Cómo siento:

  • Por lo general me agarro de tí cuando me cargas.
  • Paro de llorar cuando me hablas.
  • Demuestro miedo, enojo y disgusto.

Cómo me puedes ayudar a aprender:

  • Háblame en oraciones completas cuando me expliques lo que haces.
  • Mírame de frente para ver tus labios cuando hablas. Luego puedo tratar de imitarte.
  • Juega a las escondidas conmigo.
  • Déjame oír la radio por períodos cortos. Déjame tener momentos tranquilos también.

Volver a inicio