Búsqueda personalizada

 Condiciones ideales para el transporte del recién nacido enfermo para  mejorar nuestros conocimientos   en este tema tan importante  tomado del  Cloherty: M. J. Maisels, en G. B. Avery: Neonatology. Lippincott, Filadelfia. 2006

 

I.  GENERALIDADES

A.     Necesidad del transporte del recién nacido. Dado que muchos hospitales no poseen el equipamiento o el personal entrenado necesario para cuidar de los recién nacidos gravemente enfermos, se debe trasladar estos frágiles niños a otros centros que ofrezcan unidades de cuidados intensivos perinatales con suficiente equipamiento y personal entrenado para suministrar los cuidados más refinados. Estos centros perinatales deben organizar el servicio de transporte de los recién nacidos desde los hospitales de referencia.

B.     Requerimientos básicos para el servicio de transporte. El servicio de transporte debería contar con un número de teléfono directo atendido 24 horas al día por un personal capaz de aceptar un ingreso y suministrar información para mantener mientras tanto estabilizado al paciente. La unidad de transporte adecuadamente equipada debe estar a punto para partir a los pocos momentos de la llamada inicial de traslado.

 

II.                CUIDADOS DEL RECIÉN NACIDO ANTES DEL TRANSPORTE. Las horas más críticas del recién nacido pueden ser las anteriores a la llegada del equipo de transporte. Los médicos del centro perinatal deben estudiar mientras tanto el tratamiento del recién nacido con todo detalle  con el médico remitente, debiéndose mantener esta comunicación mientras llega el equipo de transporte.

Normalmente se encuentra al recién nacido en las mejores condiciones cuando llega al equipo de transporte, si el médico remitente permanece  a la cabecera del recién nacido, aunque esto pueda causar considerables inconvenientes.

También  es útil que los centros  perinatales puedan cooperar con los hospitales locales suministrando educación médica y de enfermería.

A.     Los hospitales locales deben ser capaces de suministrar cuidados intensivos a corto plazo si atienden partos. Los principios y técnicas manejadas (mantenimiento de la temperatura, prevención de la hipoglucemia y oxigenación adecuada) son simples, pero requieren ciertos conocimientos básicos. 

1.      Mantenimiento  de la temperatura. Se debe mantener a los recién nacidos en un ambiente térmico neutro apropiado para su edad y peso al nacer (tabla 29.1)

2.      Prevención de la hipoglucemia. La mayoría de los recién nacidos prematuros, de los que presentan bajo peso para su edad gestacional y de los recién nacidos a término gravemente enfermos están expuestos al riesgo de hipoglucemia. Se pueden controlar fácilmente la glucemia  con   Destrostix, y en la mayoría de los casos está indicada la colocación de una vía periférica   IV.

3.      Se debe controlar la oxigenación mediante las gasometrías  sanguíneas.

Si no se pueden obtener, el oxigeno se administrará justo en la cantidad suficiente para evitar la cianosis. Si no se puede mantener rosado al recién nacido, se debe instituir la ventilación asistida. Se pueden utilizar la ventilación con bolsa y máscara o con una cánula endotraqueal durante horas si es necesario.

            Temperaturas sugeridas para la incubadora durante el transporte de los recién nacidos.

Peso al Nacimiento

(kg)

 

Temperatura del aire  de la incubadora durante las primeras 24 horas de vida.

(ºC)

 

1

35,0

34,9

34,2

1,5

34,0

33,7

2

33,5

33,3

2,5

33,2

33,1

3

33,0

 

 

B.     Medidas que ha de tomar la persona que reciba una petición de transporte.

 

1.      Obtener la información pertinente y registrarla sobre una hoja de información de transporte.

2.      Estudiar la estabilización interina del recién nacido.

3.      Requerir copias completas de los estudios radiológicos y de las historias materna y neonatal, 10ml  de sangre materna coagulada, sangre de cordón y placenta.

4.      Explicar al médico remitente que los pasos para la transferencia se iniciarán  inmediatamente y dar un tiempo estimado del momento en que se espera que el equipo de transporte llegue al hospital que solicita el traslado.

5.      Iniciar los preparativos para el médico, la enfermera y a ambulancia de transporte.

 

III.               TRANSPORTE

A.     Médico para el transporte.  Se debe disponer de un especialista en neonatología  o de un pedíatra o residente de pediatría adecuadamente entrenado en cualquier momento para transportar un recién nacido  enfermo al centro perinatales con pocos médicos disponibles, enfermeras especialmente entrenadas pueden transportar a los recién nacidos sin la presencia del médico.

B.     Enfermera para el transporte. La enfermería de cuidados intensivos  también debe mantener un equipo de enfermeras no tuvieran otras tareas asignadas durante el tiempo en que puedan ser llamadas para os transportes. Entre sus responsabilidades se incluyen el asegurar que el equipamiento que se debe utilizar durante el transporte esté preparado en todo momento.

C.     Métodos de transporte. Se debe disponer de una ambulancia equipada con oxígeno, aspirador, electricidad y un monitor de frecuencia cardiaca.

El hospital de referencia puede elegir entre poseer dicho vehículo o contratar una ambulancia privada a un servicio. Puede ser necesario utilizar un helicóptero o una avioneta para las largas distancias. Si se emplea una avioneta, se debe coordinar el traslado de modo que el equipo de transporte sea asistido de una ambulancia en cada uno de los extremos del vuelo si la avioneta no puede aterrizar en terreno del hospital (el hospital remitente no debe enviar el recién nacido al lugar de aterrizaje). Dado que la coordinación del transporte aéreo puede ser lenta y ya que el recién nacido deberá ser trasladado de la ambulancia a la avioneta, dicho transporte sólo  es eficaz para trayectos por encima del agua o desde hospitales a más de 120 a 160 km.  de distancia. En la mayoría de os casos es más rápido y más fácil utilizar el transporte de superficie.

D.     Equipo. El equipo de transporte debe ser dotado esencialmente con el mismo  material que se tiene a mano en la unidad de cuidados intensivos neonatales. En Éste se incluyen bomba de infusión IV, equipos de aspiración y de control de la tensión arterial, un monitor y un mezclador de oxígeno y posiblemente un respirador. Entre los fármacos y el utillaje se incluirán todos los disponibles en el carro de emergencia de la unidad umbilical y de colocación de cánulas endotraqueales. Aunque el equipamiento deba estar preparado  en todo momento, el médico encargado del transporte  debe inspeccionarlo para estar seguro de que existen y funcionan los materiales indispensables.

E.     Medidas que ha de tomar el equipo de transporte en el hospital que solicite el traslado.

1.       Estabilización de paciente. 

a)      Diagnóstico. La estabilización depende en parte del diagnóstico del recién nacido. Se utilizarán la exploración física y los datos de laboratorio a mano para establecer un diagnóstico diferencial inicial. Los intentos para obtener datos adicionales pueden ser infructuosos.

b)      Cuidados iniciales. En la mayoría de los casos, todo lo necesario es la provisión de una oxigenación adecuada y de un ambiente térmico óptimo y la prevención de la hipoglucemia. Es buena idea vaciar el estómago y dejar colocada una sonda gástrica  para prevenir la aspiración. En algunos casos, lo único que es posible  es la administración de oxígeno para prevenir la cianosis, pero es útil la determinación de la gasometría sanguínea antes del transporte, si es posible. Sí el  recién nacido está al borde del colapso respiratorio, probablemente sea más prudente   intubarlo antes de partir que tener que hacerlo en la ambulancia. Deben colocarse los electrodos para el control de la frecuencia cardiaca.

c)      Frecuentemente los recién nacidos se encuentran hipotérmicos  a la llegada del equipo de transporte. Esto puede  prevenirse de alguna manera sugiriendo al médico remitente una escala de temperatura de incubadora adecuada  para el recién nacido cuando se lama por primera vez al equipo de transporte (tabla 29-1; v. También el cap. 28). Si el recién nacido está frío, es preferible colocarlo en un ambiente térmico neutro (mantener a mano la gráfica en el equipo de transporte) más que intentar un recalentamiento rápido.

d)      Es adecuado determinar los valores de glicemia en la mayoría de los recién nacidos pequeños (utilizando Dextrostix) y establecer una vía IV. A menos que se esperen mayores problemas, será suficiente una vía periférica IV. La cateterización  umbilical, realizada en el hospital local, comporta un mayor riesgo de infección y de colocación incorrecta del catéter umbilical para asegurar una vía confiable.

e)      Otros procedimientos diagnósticos y terapéuticos normalmente producen un retraso y no añaden un bienestar significativo al recién nacido. Antes de abandonar el hospital remitente, el equipo de transporte debe comunicarse con la unidad de atención  neonatal a la que se dirige para señalar la hora esperada de llegada y el equipo que se va a necesitar. Recordarán  recoger las historias, los estudios radiológicos, sangre materna y de cordón, la placenta y el permiso firmado para la hospitalización y el tratamiento.

2.       Comunicación con los padres. Además de obtener el consentimiento escrito de los padres para el traslado y el tratamiento, el equipo de transporte debe explicarse el problema de su niño, el porqué el niño requiere el transporte y lo que pueden esperar. Se debe permitir a ambos padres ver a su niño antes de partir y animarles a llamar e ir a verle tan pronto y tan a menudo como sea posible. Se les ofrecerá un folleto que describa la unidad de atención neonatal y los nombres y el número de teléfono de los médicos y las enfermeras involucrados. Si es posible, debe fotografiarse al recién antes de la colocación de las vías y sondas y regalar la fotografía a los padres. Si es posible, el acompañará al niño.

3.       Comunicación con los médicos y enfermeras remitentes.

a)      Se pueden mejorar en gran medida el número de transporte y la situación en la que se reciben por medio de la educación del personal  en el hospital remitente. Cuando se encuentra frío al recién nacido,  cianótico y en shock, la explicación por el equipo de transporte de unos pocos principios de cuidados neonatales pueden prevenir la misma situación en el futuro.

b)      Es importante obtener nombre, dirección de trabajo y número de teléfono del médico remitente y del médico que cuidará al recién nacido después del alta. Se preguntará a estos médicos  si prefieren mantenerse informados a través de llamadas desde el centro remitente o si prefieren que se les telefonee a ellos personalmente.    

 Volver a servicio de Neonatología