Búsqueda personalizada

 

Un 25% de la población chilena adulta presenta un Síndrome Metabólico según la encuesta efectuada el año 2003 por el Ministerio de Salud.

 

¿Qué es el síndrome metabólico?

 

El síndrome metabólico, también llamado síndrome de resistencia a la insulina o síndrome x, es un grupo de factores de riesgo, como la obesidad abdominal, la dislipidemia (aumento de triglicéridos y colesterol en la sangre), la intolerancia a la glucosa (alteración de la glicemia en ayunas) y la hipertensión arterial. La presencia de 3 o más componentes aumenta notablemente el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Esta patología era considerada del adulto pero hoy en día se sabe que este síndrome está tomando mucho auge en la edad pediátrica. Con el paso del tiempo se ha observado un aumento de obesidad en nuestros niños, debido al entorno "obesogeno" (Dietas insanas, vida sedentaria y el modernismo).

 

¿A qué se debe esta patología típica de adultos ahora se encuentre en niños?

 

Influyen varios factores entre los que tenemos: Factores genéticos y ambientales. Entre los factores genéticos tenemos:

La obesidad (predisposición de algunas personas a almacenar exceso de tejido adiposo sobre todo a nivel abdominal). Se han observado que niños que padecen de este síndrome pudieran tener algún familiar en las mismas condiciones.

En lo que respecta a factores ambientales tenemos:

 

La dieta, que es muy influyente. Hoy en día tenemos exceso de consumo de carbohidratos, y grasas, de igual modo el sedentarismo también ejerce una gran influencia en este problema, pues nuestros niños ahora pasan muchas horas en las salas de internet, disminuyendo así las actividades físicas.

 

¿Cuales son las manifestaciones clínicas del síndrome metabólico en niños y adolescentes?

 

Los niños con síndrome metabólico son por lo general obesos, aunque no es excluyente ya que se ha observado en niños delgados. Por lo tanto debemos estar atentos con los pacientes de alto riesgo, entre ellos aquellos con antecedentes familiares de diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia, antecedentes personales (del niño) como son antecedentes perinatales (hoy se habla de síndrome metabólico adquirido in útero) retardo de crecimiento intrauterino, recién nacido grande para la edad gestacional, hijos de madre diabética, pubertad precoz, hígado graso.

 

¿Qué medidas preventivas se pueden tomar y que tratamiento se sugiere?

 

Los pediatras debemos tener presente el síndrome metabólico en niños y adolescentes, ya que hoy día constituye un problema de salud pública, en el sentido, de que como ya se dijo en esta entrevista, se han observado últimamente una falta de incidencia de patología del adulto en nuestros niños e incluso de adultos jóvenes (por ejemplo infartos en personas de 30 a 40 años) por lo que debemos:

  • Conocer los pacientes de alto riesgo (vigilar el peso, talla, circunferencia abdominal, e índice de masa corporal, este último nos orienta sobre el grado de obesidad de nuestros niños).

  • Interrogar sobre los hábitos alimenticios, en especial sobre el consumo de "comidas rápidas" como las hamburguesas, perros calientes, y pizzas.

  • Y estimular un cambio en el estilo de vida, promoviendo actividad física en nuestros jóvenes sobre todo en prácticas de deportes.

¿Qué beneficios se podrán obtener de tomar estas medidas preventivas?

 

Con todo esto estaremos reduciendo el número de muertes y discapacidad en la edad adulta, ayudando a minimizar la carga mundial de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, (Que es la diabetes del adulto). Debemos concientizar los problemas asociados a la obesidad y la probabilidad de progreso hacia el síndrome metabólico en niños y adolescentes, que si bien es una patología endocrinológica está en manos del pediatra diagnosticar, prevenir, tratar y referir oportunamente. 

La prevención es tarea de todos, no solo de nosotros los pediatras; los padres (e el hogar), las escuelas (a nivel de las cantinas) y la comunidad, juegan un papel muy importante en vigilar este tipo de patologías en nuestros niños y adolescentes, ¿como lo lograremos?... Mediante una alimentación sana y balanceada. Hoy en día se esta estimulando a las cadenas de comida rápida, a que ofrezcan lo que se conoce como Slow food (comida lenta): ensaladas, yogurt, jugos naturales, etc. y no solo pizza, perros calientes y hamburguesas. Es de vital importancia también ayudar a evitar el sedentarismo promoviendo actividades físicas.

De igual modo los padres deben mostrar diligencia en tener un adecuado control pediátrico con especialistas calificados como la Doctora Elsa Arismendi Acosta, que con mucho gusto le ayudara a evitar riesgos presentes y futuros en la salud de su hijo.

Se habla que una persona padece de Síndrome X o Síndrome Metabólico, como se le conoce más comúnmente, cuando presentan en su cuerpo un conjunto de patologías, que unidas, pueden causar más daño que si se presentaran en forma individual. Estas patologías son: diabetes, alteración del perfil lipídico (dislipidemia), presión arterial elevada, insulinoresistencia y a la vez, obesidad (índice de masa corporal (IMC) alto), que por si sola ya es un componente de alteración que puede ir asociado a los otros elementos, pero como un elemento adicional y presente en casi todos los pacientes de este tipo. Con tres de los factores anteriormente descrito, ya se puede diagnosticar el síndrome.

 

Para comenzar y dar la verdadera importancia del problema citare algunos títulos en el mundo

  • Médicos del todo el mundo están preocupados por el alarmante número de personas que padecen síndrome metabólico.

  • Esta patología aumenta los riesgos de diabetes, ataques cardíacos o accidentes vasculares.

  • Tener síndrome metabólico o síndrome X. Un concepto poco conocido, pero que sólo en Chile afecta a más de tres millones de personas.

  • Este es un conjunto de alteraciones que puede tener una persona, que son bastante frecuentes, entre ellos la hipertensión arterial, los trastornos del colesterol, la diabetes tipo dos y la obesidad abdominal.

  • Se calcula que un cuarto de la población adulta tiene síndrome metabólico y, por tanto, tres veces más posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral.

  • Los expertos coinciden en la importancia de detectar y tratar a tiempo los factores que determinan el síndrome metabólico, convertido actualmente en una verdadera pandemia.

  • La única receta mágica que hay, es conseguir que la gente cambie su dieta y que haga mas ejercicio, porque sabemos que si ellos pierden algo de peso, si ellos comienzan a caminar media hora al día, los riesgos bajan".

  • Aunque el esfuerzo debe estar centrado en mejorar los hábitos alimenticios y en terminar con el sedentarismo, las nuevas terapias incorporan medicamentos para ayudar a quienes tienen problemas con sus índices metabólicos.

  • El tratamiento debería contemplar una terapia combinada de estatinas y ácido nicotínico, para bajar el colesterol malo y subir el bueno, medicamentos para controlar la presión arterial", aclaró James Shepherd, de la Universidad de Glasgow, en Escocia. 

"Y si es posible, medicamentos para reducir la obesidad. Todas ellas deberían ser usadas en combinación para reducir los riesgos del síndrome metabólico".

Aparentemente complejo de entender, algo tan frecuente, tan peligroso y ya el hombre suena raro.

Partiendo por saber que pasa con los hidratos de carbono, los azucares y por lo tanto el control hormonal de estos podemos comenzar las primeras etapas de comprender el Síndrome Metabólico.

 

¿Qué es la insulina?

 

La insulina en primer lugar es una hormona liberada por las células ubicadas en el páncreas y cuya función es promover la entrada de glucosa en las células para su utilización como fuente de energía.

 

¿Que pasa con los chocolates?

 

Cuando ingerimos alimentos y especialmente alimentos endulzados sube la glucosa en la sangre (glicemia), generándose entonces una respuesta del páncreas que libera la insulina para utilizar esta glucosa.

De esta manera, a las dos horas post ingesta se vuelve a los valores normales de glicemia.

La insulina controla de este modo el metabolismo de los hidratos de carbono, a mas azúcar mas insulina.

 

¿Qué otras funciones cumple la insulina?

 

También tiene otra función: aumenta la formación de triglicéridos (grasas) y aumenta la formación de proteínas.

 

¿Qué es la Resistencia a Insulina?

 

Es la disminución de la sensibilidad de las células a la acción de la insulina. Cuando existe resistencia a insulina el páncreas debe liberar más hormona para utilizar la glucosa y lograr el equilibrio de la glicemia. Es decir, si comparamos dos personas, una sana y otra con resistencia a la insulina, ante una cantidad semejante de ingesta de alimentos y azúcares, la persona con resistencia a insulina debe secretar una mayor cantidad de hormona para lograr controlar el nivel de azúcar (glicemia) en la sangre, es decir presenta una hiperinsulinemia.

 

¿Cuál es la causa de la Resistencia a la Insulina?

 

Existen factores genéticos externos como son la obesidad y el sedentarismo.

El gran problema es que alrededor de un 50% de los obesos presenta resistencia a insulina.

 

¿Cuándo se diagnostica el Síndrome Metabólico o de Resistencia a Insulina?

 

En el Síndrome Metabólico se encuentran alteradas numerosas funciones metabólicas del organismo, las cuales se relacionan entre sí, siendo factores de riesgo unas de otras. Por ello, el manejo dietético debe ser integral y planificarse en forma individual.

El Síndrome Metabólico o de Resistencia a Insulina se diagnostica cuando tres o más de los siguientes factores de riesgo que se mencionan a continuación están presentes.

 

Factor de Riesgo Nivel Definido
OBESIDAD ABDOMINAL Circunferencia de Cintura
Hombres Mayor de 102 cm.
Mujeres Mayor de 88 cm.
TRIGLICÉRIDOS Mayor o igual a 150 mg/dL
COLESTEROL HDL  
Hombres Menor a 40 mg/dL
Mujeres Menor a 50 mg/dL
PRESIÓN SANGUÍNEA Sistólica Mayor o igual 130 mmHg

Diastólica Mayor a 85 mm Hg

GLUCOSA EN AYUNA Mayor o igual a 110 mg/dL

 

¿Qué complicaciones se asocian a la obesidad abdominal?


La obesidad se define como un exceso de peso en base a aumento de la grasa corporal, con un Índice de Masa Corporal Superior a 30. en caso de niños existen tablas de referencia .La obesidad abdominal corresponde a una disposición de la grasa en el abdomen, que da una silueta que semeja una manzana, es decir, si medimos la cintura de estas personas encontramos valores sobre los 80 centímetros en mujeres y 102 en hombres.
 

¿Por qué la obesidad en especial la obesidad abdominal es uno de los factores de riesgo para el desarrollo del Síndrome Metabólico o de Resistencia a Insulina?


Se ha encontrado en diversos estudios que el aumento de células grasas en el cuerpo generaría o contribuiría a la resistencia a la insulina. Además, cuando existe una gran cantidad de grasa corporal, especialmente en el abdomen y específicamente en la zona de las vísceras, se produce una mayor flujo o salida de grasas libres hacia hígado debido a la cercanía anatómica. Esta mayor cantidad de grasas libres determina que el hígado forme más glucosa, triglicéridos y un tipo de colesterol muy pequeño (colesterol VLDL), con disminución en la formación del colesterol bueno (colesterol HDL) por una mayor actividad hepática.
De esta manera, se configura parte del Síndrome Metabólico, que genera hipertrigliceridemia (triglicéridos sobre 150 mg/dL) y baja del colesterol bueno o HDL.
Colesterol poco conocido pero muy dañino
Las partículas de colesterol muy pequeñas (VLDL) tienen una implicancia directa en el desarrollo de las placas de ateromas en las arterias, estableciéndose así la enfermedad cardiovascular.


¿Por qué el Síndrome Metabólico o de Resistencia Insulina se asocia a hipertensión arterial?


La obesidad por sí misma es factor de riesgo para el desarrollo de la hipertensión arterial, así como también lo es la hiperinsulinemia. La obesidad favorecería la hiperinsulinemia y a su vez el exceso de insulina aumentaría la retención de líquidos y sodio (sal), favoreciendo además la constricción de las arterias. De esta manera, se agrega otro factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.
 

¿Puede desarrollarse una diabetes en las personas con insulino resistencia?


Sí, las personas que no tratan en forma precoz la insulinoresistencia tienen un alto riesgo de desarrollar con el tiempo una diabetes mellitus tipo 2. La hiperinsulinemia compensadora precede en 10 años el desarrollo de esta enfermedad.


¿Qué otras enfermedades pueden estar presentes en el Síndrome Metabólico?


El hígado graso o esteatosis hepática producto de la alteración del metabolismo de las grasas se observa especialmente en pacientes obesos que presentan este síndrome, también se puede encontrar aumento del ácido úrico o hiperuricemia.

 

¿Pueden los niños presentar un Síndrome Metabólico?

En la actualidad se observa que alrededor de la mitad de los niños con obesidad presenta hiperinsulinemia e hipercolesterolemia, sin llegar a constituir un Síndrome Metabólico. Sin embargo, cuando ellos no son tratados y crecen manteniendo o aumentando su obesidad, un porcentaje importante llega a presentar un Síndrome Metabólico en la adolescencia. Estos adolescentes adelante tienen enfermedades cardiovasculares en etapas tempranas de la vida por lo que deben ser tratados integralmente una vez hecho el diagnóstico.

¿Cuáles son los riesgos de tener un Síndrome Metabólico?

Los riesgos son presentar enfermedades del corazón, especialmente de cardiopatías isquémicas, como el infarto cardíaco. Se recomienda a las personas que tienen obesidad con alguna de estas alteraciones consultar a un médico especialista. Una vez diagnosticado el Síndrome Metabólico se debe seguir estrictamente las indicaciones médicas para poder disminuir el nivel de insulina, la obesidad y todos los riesgos en salud asociados, especialmente los riesgos coronarios.

¿Existen otras patologías que presenten Resistencia a Insulina?


Si, el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) que afecta a un 10% de las mujeres en edad fértil se asocia a resistencia a insulina. Este síndrome se caracteriza por alteraciones menstruales, obesidad, hirsutismo o aumento del vello corporal, acné e infertilidad.

¿Cuáles son las indicaciones fundamentales para poder controlar el Síndrome de Resistencia a Insulina?

BAJAR DE PESO: La reducción de al menos un 10% del peso disminuye la hiperinsulinemia y la resistencia a la insulina. Reduzca el tamaño de las porciones de alimentos, consuma más ensaladas y frutas y evite comer entre comidas.

AUMENTAR LA ACTIVIDAD FÍSICA: Cuando se practica ejercicio físico aumenta la sensibilidad de las células a la insulina y también aumenta el consumo de glucosa por las células del músculo, es decir, se utiliza más glucosa como fuente de energía para el movimiento. Por lo tanto al existir menos glucosa circulante el páncreas disminuye la secreción de insulina. Además, la actividad física aumenta el gasto de calorías, contribuyendo de este modo a la baja de peso. Camine diariamente entre 30 a 45 minutos, efectúe una marcha vigorosa, salga en bicicleta o practique la jardinería.

MEDICAMENTOS: Existen distintos medicamentos que ayudan a mejorar la sensibilidad a la insulina, a aumentar la secreción de insulina por el páncreas o a disminuir la formación de glucosa en el hígado. También existen diversos medicamentos para manejar la hipercolesterolemia y el aumento de triglicéridos, así como de las otras complicaciones. Estos serán indicados de acuerdo a la situación particular de cada persona por el médico tratante.

ALCOHOL: Se recomienda suspender el consumo de alcohol ya que favorece la constricción de las arterias, estimula el sistema nervioso y aumenta algunas hormonas que favorecen la resistencia a la insulina. Beba agua entre, durante y después de las comidas.

TABACO: El consumo de tabaco aumenta significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular entre otros riesgos como: cáncer pulmonar, bronquitis obstructiva, etc. Se recomienda eliminar definitivamente el consumo y además exija ser fumador pasivo, es decir, evite aspirar el humo producido por otros fumadores. Deje el cigarrillo

CAMBIO DE ALIMENTACIÓN

¿Cuáles son las recomendaciones alimentarias?.

En el caso, por ejemplo, de una persona que tiene alteraciones en los niveles de glicemia, un inadecuado manejo de los lípidos y además, una presión arterial elevada, estamos en presencia de un sujeto que tiene un serio riesgo vital, ya que producto de la hipertensión, se le puede producir una ruptura en algún vaso causándole una trombosis, si además de eso tiene la complicación de la obesidad, que de por si trae consigo problemas asociados al aumento de los lípidos que favorecen al deposito de grasa, todo se complica mucho más, ya que la grasa no sólo queda "estacionada" en determinados lugares, sino que empieza a depositarse a nivel muscular, del hígado o circula en el torrente circulatorio, por ejemplo.

Contrario a lo que piensa, ésta no es una enfermedad que sólo afecta a las personas con sobrepeso u obesidad, sino que a todo el mundo. Lo que generalmente se da es que la obesidad está asociada a cualquiera de los componentes anteriormente descritos, pero no siempre está presente.

Esta patología es muy común en nuestro país. Poco a poco se están alcanzando los alarmantes niveles de países como Estados Unidos, donde alrededor del 25% de la población mayor de 20 años padece de Síndrome Metabólico. En Chile, bastaría con tomar al segmento de personas con sobrepeso u obesos, que tienen alterado sus perfiles lipídicos y sus niveles de glucosa, para cifrar en torno al 20% por ciento la cantidad de compatriotas en edad adulta que padecen este síndrome, en otras palabras, estamos teniendo los mismos problemas de los países desarrollados, pero lamentablemente en un sistema en desarrollo.

Edad cada vez mas joven:


Respecto de la edad de los candidatos a padecer de Síndrome Metabólico, ésta ha ido bajando de forma dramática. Si antes se hablaba de pacientes que bordeaban los 50 años, ahora el grupo de riesgo está situado en torno a los 35 años, ello porque desde etapas muy tempranas de la vida, las personas tienen malos hábitos de alimentación y escaso ejercicio físico.

Todos estos procesos requieren de años para que se manifiesten. Antiguamente, para que se pudiera desarrollar la mayoría de estas patologías debían pasar alrededor de 25 años o más, por lo tanto no aparecían en el niño o el adolescente, pero, en este momento, se está encontrando a edades tempranas lo que se denomina, diabetes tipo 2 o "diabetes del adulto". Esto ocurre, en parte, por que los pequeños desde que están en el vientre materno están recibiendo de sus madres con sobrepeso u obesas, la predisposición para la enfermedad (altos niveles de glucosa, por ejemplo), entonces por eso tenemos pacientes de 10 o 12 años con diabetes tipo 2. No es que las cosas estén cambiando por que si, sino que nosotros estamos exponiendo al niño desde antes que nazca a una situación que antes tomaba más tiempo y se expresaba con menor fuerza.

Alarma domestica

No hay que esperar a ser obeso para ponerse a bajar de peso. Cuando uno ve que el cinturón no le está quedando es el momento para decir: "hasta acá llego", pero, lo que ocurre, es que la gente se compra otra camisa, otros pantalones u otro cinturón y no se preocupa de su salud. Los sujetos saben que es dañino comer grasas saturadas en exceso, pero igualmente lo siguen haciendo, entonces, ¿porque no se privan? Por que la grasa está ligada al sabor y por ende al placer; una carne con grasa es más rica que una desgrasada, igualmente que la leche. Como la grasa está asociada al sabor, nadie quiere perder sabor, por ende, nadie quiere perder el placer de disfrutar los alimentos.

Tratamiento: cambio de hábitos. si o si.

La forma de tratar este síndrome es, en primer lugar, es cambiando el estilo de vida de las personas. La obesidad no aparece de un día para otro, las alteraciones del perfil lipídico tampoco y la diabetes tipo 2 mucho menos. Las personas van teniendo señales, como en el caso de esta última enfermedad, que les van advirtiendo. Los individuos sienten mucha sed, aumento de la micción, decaimiento, todo esto hace consulten a su médico y se les detecte la glicemia elevada, primer paso de la enfermedad. Se les advierte de su condición, se les asigna una dieta que luego no cumplen y se inicia así el proceso irreversible.

Todos estos problemas son evitables y a la vez cuando aparecen son todos problemas tratables. Un sujeto que se toma correctamente su antihipertensivo puede mantener la presión "a raya" durante todo el tiempo que sea necesario, lo mismo alguien que tiene su perfil lipídico alterado, siguiendo una dieta adecuada, tomando algún fármaco y principalmente haciendo ejercicios, esa persona puede vivir sin problemas.

Si usted es una persona con peso normal, y tiene tres de las patologías descritas anteriormente (diabetes, alteración del perfil lipídico (dislipidemia), índice de masa corporal (IMC) alto, presión arterial elevada, insulinoresistencia o intolerancia a la glucosa, visite a su médico a la brevedad. Ahora, si tiene sobrepeso o es obeso, preocúpese aún más, su calidad de vida y su sobrevida están en serio riesgo

 

Fuente: Nutricion y salud

Meneguello Pediatria.

Sociedad Chilena de Nutrición
 

Excelente articulo tomado del Dr. Pedro Barreda.www.pediatrialdia.cl

 

Volver a inicio