Transtorno de rumiación o síndrome de rumiación en el niño

Entidad patológica que se engloba en el tema de los transtornos o desordenes de tipo vegetativo en el niño. 

 

El síndrome de rumiación es una enfermedad en la que las personas devuelven (regurgitan) del estómago los alimentos no digeridos o parcialmente digeridos de manera repetida e involuntaria, los mastican de nuevo y luego los vuelven a deglutir o los escupen.

Los alimentos no han sido digeridos, por lo que las personas con síndrome de rumiación informan que el sabor es normal, no ácido como el vómito. Habitualmente, la rumiación sucede todos los días, poco después de haber comido.

Este trastorno se caracteriza por una pérdida de peso o ausencia de ganancia ponderal en el grado previsto debido a una regurgitación reiterada de alimento sin náuseas ni problemas digestivos asociados. Este trastorno poco común aparece con más frecuencia en varones y suele presentarse entre los 3 y 14 meses de edad. Es potencialmente mortal; algunos trabajos indican que hasta uno de cada cuatro niños afectados muere. Puede ser de tipo psicógeno o por autoestimulación. En el primer caso se trata de lactantes cuyo desarrollo es. por lo demás, normal, aunque con frecuencia se observa una relación progenitor-hijo alterada y el niño no crece de forma apropiada. La variedad por autoestimulación suele aparecer en individuos de cualquier edad con retraso mental y aun cuando, a menudo, los padres son afectuosos. En el diagnóstico diferencial se deben incluir las anomalías congénitas que afectan al desarrollo del tubo digestivo y el piloro.

No se sabe cuántas personas tienen este trastorno. El tratamiento puede incluir terapia conductual o medicamentos. La terapia conductual que incluye enseñar a las personas a respirar desde el diafragma suele ser el tratamiento de preferencia.

El tratamiento conductista se orienta al refuerzo positivo de las conductas alimentarias correctas y al refuerzo negativo de la rumiación. El condicionamiento aversivo se emplea con frecuencia. En muchas ocasionas es necesario acudir al asesoramiento de los padres y a la terapia de familia para controlar los conflictos subyacentes y enseñar a los padres las actitudes adecuadas que deben adoptar ante el niño y el problema.

Los síntomas entonces, a tener presente son:
Tener regurgitación sin esfuerzo, en general en un lapso de 10 minutos después de comer
Presión o dolor abdominal aliviados por la regurgitación
Sensación de saciedad
Mal aliento
Náuseas
Pérdida de peso involuntaria
El síndrome de rumiación no suele estar asociado a tener arcadas.

¿Cuándo debes consultar a un médico?
Consulta al médico si tú o tu hijo regurgitan la comida de forma constante.

¿Cuales son las causas de este problema?
Se desconoce la causa precisa del síndrome de rumiación. Pero al parecer se debe a un aumento de la presión abdominal.

El síndrome de rumiación a menudo se confunde con la bulimia nerviosa, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y la gastroparesis. Algunas personas padecen el síndrome de rumiación relacionado con un trastorno de evacuación rectal, en el que la mala coordinación de los músculos del piso pélvico ocasiona estreñimiento crónico.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la afección se manifiesta en bebés y en personas con discapacidades del desarrollo. Ahora está claro que la afección no está relacionada con la edad, ya que puede ocurrir en niños, adolescentes y adultos. Es más probable que el síndrome de rumiación ocurra en personas que sufren de ansiedad, depresión u otros trastornos psiquiátricos.

Complicaciones
Si no se trata, el síndrome de rumiación puede causar daño en el tubo ubicado entre tu boca y tu estómago (esófago).

El síndrome de rumiación también puede provocar lo siguiente:

Pérdida de peso no saludable
Desnutrición
Erosión dental
Mal aliento
Sensación de vergüenza
Aislamiento social

Muerte

Tomado de tratado de Pediatría de Nelsón, Behrman, Jenson. y cortesía de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/rumination-syndrome/symptoms-causes/syc-20377330

 

Volver a inicio