Búsqueda personalizada
 



Resfriados ¿o algo mas...?

Una breve introducción...
Si a los niños se les llama mas o menos cariñosamente "mocosos", es por que este es su estado natural. Las mucosidades nasales, las toses, la inflamación de la garganta, y las otitis, son extremadamente frecuentes entre ellos, y aunque en menor grado también son las bronquitis y las bronconeumonias. Sin embargo, salvo que deban ir tan pronto a la sala cuna , jardín infantil o que haya en casa algún otro "mocoso" que no se lave las manos antes de tocarlo, ni los resfriados ni los problemas de vías respiratorias en general son habituales en su primeros meses de vida, y menos si se les cría al pecho y no se ven obligados al respirar humo de tabaco. Pero como tampoco son una rareza y pueden ser especialmente peligrosos en los niños pequeños intentaremos algunos criterios generales sobre la manera de distinguir entre lo que puede ser menos que un resfriado y lo que es bastante mas, y algunos comentarios sobre las medidas generales de su tratamiento. 

Signos de alertas y falsa alarmas.

Los niños pequeños presentan a menudo signos que inducen a creer erróneamente que están "acatarrados", y cuando realmente lo están sus manifestaciones suelen ser mas aparatosas que los mayores. Pero a la inversa lo que empezó como un vulgar resfriado puede acabar convirtiéndose en otra cosa, a causa de la capacidad que tienen virus para diseminarse, o por la acción de otros microbios que se aprovechan de la circunstancia para complicar el problema, o por último, la especial sensibilidad que los bronquios de algunos niños muestran a estas infecciones. 
Finalmente, también hay gérmenes que atacan directamente los bronquios o los pulmones, produciendo síntomas que inicialmente pueden confundirse con los que un catarro. Así pues, aunque en muchas ocasiones sea mas el ruido que las nueces en otras pueden tener algo mas que un resfriado y conviene estar alerta.

1.- Los estornudos.
Son el primer signo de muchas infecciones respiratorias que pueden llegar mas o menos lejos... pero los niños menores tienen una nariz muy sensible, capaz de reaccionar ante el mas mínimo cambio de temperatura o impureza del aire: un estornudo no significa que se este resfriado necesariamente (por lo tanto no lo abrigue mas).

2.- Las mucosidades.
la mucosidad amarilla o verdosa que persiste de forma continua durante un periodo de tres o mas días puede ser el aviso a una sobre infección o de algún otro problema que tiene que ser valorado... pero tener, intermitente mucosidades blancas o trasparentes, no necesariamente llega ni a resfriado, quizás alguien esta fumando en la casa.

3.- La obstrucción nasal.
Siempre muy molesta para todo, en los lactantes puede ser dramática, pues cuanto mas pequeños son, menos pueden respirar por la boca. En el caso de los resfriados la obstrucción nunca llega a ser completa, solo es necesario ponerle suero fisiológico tantas veces como sea posible para que puedan respirar por la nariz, especialmente cuando tienen la boca ocupada durante la alimentación; pero hay niños que respiran haciendo ruido con la nariz sin tenerla obstruida y sin que el suero logre silenciarlo, por que tienen las vías nasales las estrechas porque son alérgicos o por que tienen vegetaciones ya algo grande. Y si duerme y se alimentan sin problemas, solo se recomendará no hacer nada...puede ser peor el remedio que la enfermedad.


4.- Los ronquidos.
Si roncan al dormir quizás sea el inicio de un catarro o un inflamación de las amígdalas o vegetaciones... pero si no presentan otros síntomas o los ronquidos disminuyen con un poco de suero lo mas probable que se supere por si solo el problema; si es que hay alguno, por que a veces basta con cambiarlos postura para que desaparezca.

5.- La tos persistente.
Siempre es motivo para que sean evaluados por su medico en todo niño menor de 6 meses, especialmente si es tan intensa que les despierta, puede ser debida a una bronquitis; pero toser de tarde en tarde por alguna molestia en la garganta o toser en forma aislada para limpiar mucosidades normal en los resfriados no debe ser motivo de preocupación.

6.- Los ruidos y silbidos en el pecho.
Indican la afección de los bronquios si realmente se originan en ellos y en ese caso suelen acompañarse de tos y de respiración rápida y difícil; pero cuando un bebe esta resfriado, los ruidos que hacen las mucosidades de la nariz y la garganta al respirar, se trasmiten a través de los bronquios y se noten que oyen en el pecho por eso se llaman "ruidos de trasmisión" y tienen una propiedad muy lógica teniendo en cuenta surgen. Si desaparecen al cambiar la posición del cuello y tras limpiar la mucosidad de la nariz, y si se oyen solo de forma intermitente, no vienen de los bronquios. De todas formas si tanto suena el río es preferible que el medico confirme la procedencia real, no se a que aparte de la mucosidad de la garganta y la nariz también tenga un poco de bronquitis o de hiperreactividad bronquial.


7.- La respiración rápida y difícil.

Es una urgencia... pero a veces vuelve la calma con solo despejar la nariz con suero fisiológico siempre a merita la consulta con el medico. 

8.- El dolor de los oídos.

Es muy probable que cuando un bebe resfriado empieza a llorar bruscamente... pero si alguien le aprieta con fuerza los oídos cuando ya esta soportando las molestias de un resfriado, lo mas probable es que se ponga a llorar aunque no tenga una otitis será el medico que gracias al otoscopio, que permite comprobar cual es el autentico estado de sus oídos.

9.- La presencia de pus en una oreja.
Es sinónimo de otitis. Lo mas habitual es que horas o minutos antes de encontrarse con estas secreciones amarillas mas o menos secas alrededor del orificio del oído el bebe haya llorado con ganas un buen rato y se haya calmado de golpe. El pus que se esta formando por detrás del tímpano, lo ha ido abombando causando un intenso dolor, hasta que lo ha perforado ha aparecido al exterior y han cesado las molestias. No obstante a veces el proceso es tan rápido que ni lloran y siempre hay que llevarlos al pediatra cuando se ve una secreción purulenta en el oído... pero es posible que no se trate de pus si no de cera, pues aunque el cerumen es normalmente mas marrón y sólido, con el agua de baño puede reblandecerse y no es raro confundirse una cosa con la otra.

10.- Las secreciones purulentas de los ojos.
Son debidas casi siempre a conjuntivitis que a menudo acompañan o complica los resfriados y que el pediatra debe valorar, pero alguna secreción muy esporádica carece de importancia y basta con lavar los ojos con suero fisiológico.


11.- La fiebre.
En este periodo aunque se acompañe de signos catarrales considerando que estaos hablando de un niño menor de tres meses requiere una consulta inmediata al pediatra, pero si el bebe esta claramente resfriado y tiene unas pocas décimas de fiebre lo mas seguro es que sea solo eso, es normal que lloren un poco mas y comen un poco menos.

Volver a inicio