Búsqueda personalizada

La habitación

 

La habitación del niño es el lugar donde permanece la mayor parte del tiempo.  Por lo tanto, es importante tomar medidas de seguridad para prevenir los accidentes que puedan ocurrir allí.  Es el espacio vital que reemplaza el vientre materno, de ahí la importancia de que sea un lugar cálido y seguro.

 

La puerta

  • Siempre debe estar abierta.

  • Debe poseer una cerradura que permita abrirla por ambos lados, de manera que si se cierra el niño no quede encerrado en ella.

Las ventanas

  • Deben estar aseguradas con cerraduras y preferiblemente en la parte superior, donde el niño no pueda alcanzarlas.

  • Las ventanas deben contar con rejas o mallas protectoras.

  • Nunca ubique la cuna demasiado próxima a la ventana.  Los cajones y las puertas del armario deben permanecer cerrados.

No olvide...

  • No deje cables sueltos.  Si el bebé está gateando y encuentra uno, lo más seguro es que se lo lleve a la boca o hale de él.

  • Sujete los cables lo más cerca que pueda, contra la pared en la parte alta, o retírelos si no están en uso.

  • No deje en el piso objetos pequeños porque el bebé puede llevárselos a la boca o introducirlos en los oídos, corriendo el riesgo de asfixiarse o causarse algún daño.

  • No deje los cables de aparatos eléctricos conectados, mientras no estén en uso.

  • Evite que el bebé mire televisión demasiado cerca.  Los rayos beta del aparato son nocivos para la salud.

  • El volumen del televisor debe ser moderado, para no dañar los oídos del bebé.

  • Puede utilizar intercomunicadores para escuchar al niño desde cualquier lugar de la casa.

  • Las lámparas y bombillos deben encontrarse altos y fuera de su alcance.

  • Las lámparas no deben estar demasiado cerca de las cortinas, porque éstas se pueden incendiar y ocasionar lamentables daños.

  • Sería preferible no tener alfombras.  En caso de que las tenga, asegúrese de fijarlas al suelo con adhesivo.  Las alfombras despegadas pueden hacer tropezar al niño.

  • Los enchufes siempre deben estar cubiertos con una tapa plástica de seguridad.  Si no las tiene, cubra los que no estén en servicio, con esparadrapo.

  • Coloque protectores de goma en las esquinas de las mesas y en cualquier otra superficie con vértices y puntas.

  • Las estanterías o librerías no deberían llegar hasta el suelo, pues pueden subir por ellas, ocasionando una "lluvia de libros", o el derrumbe de las mismas sobre ellos.  Evite los objetos de vidrio u otros que puedan oxidarse o fragmentarse, ocasionándole daño.

  • Evite las cortinas largas hasta el piso, pues tarde o temprano intentarán subirse por ellas o enrollarse y pueden estrangularse al tratar de salir.

  • Ningún medicamento debe permanecer en el cuarto del niño.

  • Evite que juegue sobre los muebles y salte en la cama.

  • Utilice una luz tenue durante la noche, para evitar que tropiece si se levanta.

  • Verifique que en la habitación no hayan zancudos, pulgas ni otros insectos.

 

A la hora de dormir

  • Si inclina la cabecera de la cuna unos 30 grados, evitará que el niño se ahogue.

  • El bebé debe ser colocado de medio lado, para evitar riesgos de asfixia por vómito.

  • Evite el uso de cobijas eléctricas.

  • Si el bebé está demasiado arropado, podría asfixiarse. No lo cubra con muchas cobijas.

  • Verifique que las llaves del gas (natural o en garrafas) estén cerradas.

  • Retire las plantas de la habitación.  Éstas exhalan dióxido de carbono en las noches.

  • Evite poner en la cuna muñecas grandes o pesados, o pilas de almohadas, pues podrían caer encima del bebé cuando esté durmiendo.

 

Cómo prevenir la muerte súbita del lactante

  • El síndrome de muerte súbita del lactante ocurre durante el primer año de edad.  Sus causas son desconocidas, se da en todo tipo de familias y no se puede predecir.  Existen factores que disminuyen de manera muy importante el riesgo de muerte súbita, como son:

  • Alimentar al niño con leche materna.

  • Acostarlo de costado.  Existe un debate en torno a si es mejor acostar a los niños boca abajo o boca arriba.  Consulte con su pediatra.

  • No abrigar en exceso al niño.

  • Procurar que la habitación esté a una temperatura agradable, entre 17°C y 20°C, y poner ropa de cama adecuada a la temperatura ambiente.

  • No fumar en casa.  El humo del cigarrillo, que contiene alquitrán y sustancias químicas nocivas para la salud del bebé, lo transforman en fumador pasivo.

  • La madre no debe fumar durante el embarazo.  El riesgo de muerte súbita del lactante es mayor cuando esto ha ocurrido.

 

Puntos críticos en la habitación:

 

1. Cuna

2. Ventanas

3. Cortinas

4. Cajones

5. Baúl de juguetes

6. Tomas eléctricas

7. Alfombras sueltas

 

Recuerde: Mantener las medidas precaución para evitar accidentes aún en caso de que tenga una visita, esté de mudanza o realizando reparación en la casa

 

Volver a inicio