Búsqueda personalizada

 

INTOXICACIÓN POR PLOMO EN EL NIÑO

El Plomo es uno de los metales mas utilizados en el Mundo, conocido desde la antigüedad, ya 360 antes de la era cristiana se conocía el saturnismo.

Toda población esta expuesta a esta intoxicación, con mayores riesgos aquellos que laboran en industrias de acumuladores, baterías automotrices, bombas de gasolina, recuperación de metales, en la ingestión de whisky ilícito, etc.

Los niños escapan de este peligro riesgo, ya que ellos absorben el plomo con mas facilidad que los adultos, son mas susceptibles que los afectos tóxicos ocurran con concentración sanguíneas mas bajas.

Además por la edad, esta intoxicación es favorecida por:

  • Manipulación de juguetes de plomo, ingestión de pedacitos de pintura vieja, mordedura de madera pintada, barandas de escaleras, etc.

  • Si en sus hogares hay talleres mecánicos, herrerías, imprentas, pintura de automóviles, recuperación de baterías, fundición de plomo, etc.

  • Viviendas ubicadas cerca de bombas de gasolina, autopista, gran circulación de vehículos, talleres mecánicos, soldadores, etc.

  • El consumo frecuente de alimentos enlatados.

  • Utilización frecuente en el hogar de productos a base de hidrocarburos, para la limpieza (kerosene, gasolina, benzol, etc).

  • Aspiración de vapores de gasolina, thiner, pega, etc.

  • Cuando la madre trabaja o vive durante el embarazo cerca de las bombas de gasolina, talleres mecánicos, imprentas, fabricas o recuperación de baterías, etc. 

La intoxicación por plomo es uno de los grandes problemas de salud pública, que no solo lesiona al trabajador que labora en zonas de riesgo, sino que se extiende hasta su familia, al llevar hasta su hogar restos del metal y realizar su trabajo en su misma casa de habitación, donde donde sus hijos actúan en algunas oportunidades como colaboradores, igualmente la esposa embarazada, quien deambula en el mismo ambiente, respira el metal y a través de la placenta llega el producto de la concepción, al cual puede sucederle varias cosas, desde el desencadenamiento de un aborto, ser lesionado cromosómicamente y nacer con alguna malformación o en la mas frecuente, que es nacer con encefalopatía que va a producir u variado cuadro neurológico, siendo la dificultad de atención una de las mas frecuentes . También el plomo va a pasar a la leche materna y por ende, al ser alimentado el niño estará ingiriendo.

El plomo se absorbe por la vía oral (polvo, alimentos, agua, etc), respiratoria (vapores) a través de la piel (tetraetilo de plomo, por su elevada liposolubilidad), pasa a la sangre y a través de esta, pasa a los tejidos y se fija muy especialmente en el tejido óseo, donde se acumula con el 90%. Tiene un indudable efecto sobre el encéfalo, en el caso de la intoxicación en el niño, sobre el cual viene haciendo efecto desde su vida intrauterina, produciendo secuelas permanentes, que van desde la atrofia cortical, hidrocefalia, ataques convulsivos, idiocia hasta la dificultad de atención, que puede manifestarse por incoordinación motriz, falta de percepción sensorial o incapacidad para concentrarse.

Además de la fijación en huesos, sistema nervioso central y periférico, el plomo va a lesionar el sistema hematopoyético, el sistema renal (disfunción tubular renal: hipercalciuria, natriuresis e hiperfosfaturia), el tracto gastrointestinal, el hígado, el sistema cardiovascular, la reproducción, órganos endocrinos, efectos sobre los cromosomas, la nutrición.

El plomo atraviesa fácilmente la barrera placentaria, su acción vasoespática actúa tanto sobre el útero como directamente sobre la circulación fetal, por lo que las sales de plomo tienen un efecto intensamente abortivo; la exposición e este metal durante el periodo fetal puede ocasionar diversas malformaciones. Estadísticamente se ha demostrado que plumbemia iguales o superiores a 15 ug/dl S.NC. En el hombre, trabajadores expuestos, puede ocasionar disminución de fertilidad, presentando además astenospermia, hipospermia y teratospermia.

Una ves absorbido el plomo, se disminuye en tejidos como S.N.C. Hígado, riñones, corazón, pulmones, pero a las pocas semanas se redistribuye y se deposita especialmente en huesos y dientes; en estos lugares se mantendrá por décadas, sin embargo, bajo circunstancias como stress, embarazo, lactancia, fracturas ósea, puede haber un desplazamiento y reintegrarse a la sangre. Especial atención merecen las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, con elevados niveles plúmbicos, ya que el plomo es capaz de atravesar el cordón umbilical y también aparecer en la leche materna, provocando graves daños en los bebes.

La eliminación se realiza principalmente por la orina en un 76%, secreciones gastrointestinales en un 16%, en cabello, uña, sudor y otras vías, en un 8%, como la leche materna, de gran significación en la alimentación del niño, que se transformaría en una vía de ingestión.

Diagnosticar intoxicación por plomo en el niño perfectamente, es algo difícil si no piensa en ella, ya que los síntomas son muy sutiles y nada específicos y el examen físico no revela nada generalmente anormal o muy poco, a menos que ya sean portadores de una encefalopatía aguda; es por ello, que debe estar incluido como diagnostico diferencial en todo niño con anemia, alteraciones graves de conducta, dificultad de atención y aprendizaje y mas aun donde aya el antecedente de estar en contacto directo o indirectamente con dicho metal, bien porque sus padres laboran en alguna industria  de riesgo o porque en su hogar o cerca de el exista el riesgo de contaminación, por ello, hay que insistir sobre la importancia de la conducta del niño y del medio que lo rodea, por lo tanto, debe tomarse muestra del medio ambiente para descubrir las fuentes de plomo y valorar los datos de laboratorio, siendo muy importante que en caso de diagnosticar un caso, debe examinarse a los demás habitantes de la casa, con edades comprendidas entre 1 y 16 años.

En adultos siempre, hay la referencia del riesgo, por ello, la importancia de un buen interrogatorio.

En cuanto al diagnostico de laboratorio es muy importante la realización de análisis toxicológicos, ya que el diagnóstico clínico es muy difícil, por lo tanto, deben realizarse por lo menos dos pruebas.

  • Determinar plomo en sangre preferentemente y en orina después de la quelación (tratamiento).

  •  Análisis de efectos metabólicos adversos (protoporfina eritrocitaria libre, delta aminolevulinico, deshidrasa en eritrocitos, ácido delta aminolevulinico en orina, eliminación de coproporfirina III por orina y heces).

  • Otros exámenes: Hematología completa (punteado basófilo, anemia, reticulocitosis). Renales. Radiología de huesos largos (aumento de la densidad a nivel de la metáfisis y diáfisis óseas). Neurológicos, etc.

Existen diferentes criterios en cuanto a la estandarización del coeficiente de plomo en sangre como cifra toxica, existen por lo tanto, diferentes niveles con variaciones cercanas.

En nuestro país no hay un coeficiente propio establecido para la intoxicación por plomo en niño, pero se ha establecido como COEFICIENTE MÍNIMO PERMISIBLE: 10 ug/dl en sangre. Que dependiendo de la clínica acompañante (renal, ósea, S.N.C. Cardiaca, etc), se decide indicar tratamiento quelante o permanecer en control de análisis plúmbicos cada 3 a 6 meses. Actualmente en algunos países este coeficiente permisible esta entre 4 a 6  ug/dl; siendo obligatorio realizar este tipo de análisis a partir de los 6 a 9 meses, con controles anuales.

Actualmente la O.M.S considera permisible 20 ug/dl para la mujer y 30 ug/dl para el hombre.

Tratamiento: Debe iniciarse lo más precozmente posible para obtener la mejor evolución y pronostico.

Los efectos del plomo:

Hasta los niños que parecen ser saludable pueden tener niveles peligrosos de plomo.

Si no se detecta temprano, los niños que tienen altos niveles de plomo en sus cuerpos pueden sufrir de:

  • Daños al cerebro y al sistema nervioso, riñón, huesos largos, digestivo.

  • Problema de comportamiento (hiperactividad) y aprendizaje / Atención.

  • Crecimiento lento (peso-talla).

  • Problemas para oír.

  • Dolores de cabeza.

El plomo también es dañino para los adultos. Los adultos pueden sufrir de:

  • Daño al bebe durante el embarazo.

  • Otros problemas reproductivos (en el hombre y mujeres)

  • Presión alta.

  • Problemas digestivos.

  • Trastorno nervioso.

  • Problemas de memoria y de concentración.

  • Dolores musculares y de las articulaciones.

PREVENCIÓN:

Reducir el nivel de plomo en los lugares de riesgo. Evitar que los niños asistan, manejen o trabajen en lugares con riesgo de contaminación. Eliminar aditivo plomo en pinturas de interiores, muebles infantiles, juguetes.

Realizar diagnostico oportuno.

Este breve análisis permite concluir que el plomo es un riesgo toxico de gran magnitud para la madre y el niño, por lo tanto, seria importante evitar este riesgo y ya en la Primara Jornada sobre Prevención y Control de Riesgos realizadas en el I.V.I.C., el Dr. Amilkar Torrealba, Coordinador Medico de PDVSA, decía: "Ninguna mujer debe trabajar en fabricas de plomo o donde se maneje este metal, pues podrá sufrir de esterilidad, aborto espontáneos, o tener hijos de bajo peso, lento desarrollo o retardo mental. En este sentido, las mujeres no deben pedir igualdad en las condiciones de trabajo".                         

Volver a inicio