Búsqueda personalizada
Esta englobado en el grupo de enfermedades de la piel causadas por infecciones víricas. El poxvirus que ocasiona el molusco contagioso es un virus grande de ADN bicatenario que se replica en el citoplasma de las células epiteliales del huésped. Los 3 tipos de virus jo se pueden diferenciar por el aspecto clínico, la localización de las lesiones ni la edad o el sexo del paciente. El tipo I es el responsable de la mayoría de los casos. La enfermedad se adquiere mediante el contacto directo con una persona infectada o por fómites y se extiende por auto inoculación. La edad predominante es en el periodo escolar.

El virus se puede diseminar a través del contacto con objetos contaminados, tales como toallas, ropas o juguetes. El virus también se propaga por contacto sexual. Las primeras lesiones en los genitales se pueden tomar erróneamente como herpes o verrugas pero, a diferencia del herpes, dichas lesiones son indoloras.

Manifestaciones clínicas: aparecen papulas independientes perladas, del color de la piel normal, cuculiformes y de superficie lisa, con un tamaña entre 1 y 5 mm: es típico que presenten una umbilicación central a través del cual se puede exprimir un material caseoso. Las pápulas surgen en cualquier localización del cuerpo, pero los sitios mas afectados son la cara, los párpados, el cuello, las axilas y los muslos. Se pueden encontrar también agrupados en genitales o las ingles de los adolescentes y asociarse a otras enfermedades venéreas en individuos sexualmente activos. Las lesiones en los niños suelen afectar la zona genital, aunque la mayoría de los casos no se adquieren por transmisión sexual, pero no obstante siempre se deben buscar otros signos de abuso sexual. Las lesiones que aparecen en los párpados a menudo ocasionan una conjuntivitis unilateral, siendo raro que las lesiones aparezcan en la conjuntiva o en la cornea. las pápulas se pueden acompañar de un eritema leve circundante o una dermatitis eccematosa.

Diagnóstico diferencial: se deben incluir el tricoepitelioma, el carcinoma basocelular, las glándulas sebáceas ectópicas, los siringomas, el hidrocistoma, el queratoacantoma, y el disqueratoma verrugoso, micosis intermedias como la histoplasmosis, la coccidioidomicosis.

El diagnóstico se basa en el aspecto de la lesión y se puede confirmar con una biopsia de la piel. El médico debe examinar la lesión para descartar otros problemas y determinar otros trastornos subyacentes.

Tratamiento: es una enfermedad autolimitada, cuya duración media es de 6 a 9 meses, sin embargo a veces las lesiones pueden persistir durante años. Se debe aconsejar a los infectados que no compartan baños ni toallas hasta que la infección se haya resuelto. La infección se puede extender rápidamente y surgir ciento de lesiones en niños con dermatitis atópica o inmunodeficiencias. como tratamiento resulta muy eficaz, la aplicación breve de nitrógeno líquido (criocirugia), durante 6 a 9 segundos y en la mayoría de los casos, es el tratamiento habitual. Las pápulas también se pueden destruir exprimiendo  el tapón con una aguja, una cureta afilada, o un extractor de comedones.
La cantadirina al 0.9% es un tratamiento muy popular que se aplica sobre cada lesión sin oclusión y provoca con frecuencia una inflamación suficiente que facilita la eliminación espontánea del tapón.
 

El tratamiento de las lesiones poco numerosas, se sigue, en ocasiones de la desaparición de las otras. Algunas veces, el tratamiento con cantadirina produce una roseta de nuevas lesiones que rodean el lugar del tratamiento. El molusco en la cara es estéticamente molesto para los niños y los padres y resulta mas difícil tratar con medios destructivos  como el nitrógeno líquido o la cantadirina. La tretinoina o el imiquimod aplicados tópicamente suelen ser beneficiosos, sino irritan demasiado. Se describe también el tratamiento con Podofilina y podofilotoxina; la podofilina se aplica en  tintura al 25%  en alcohol  una vez a la semana en cada lesión; los efectos secundarios descritos  son locales como erosión de la piel sana circundante y sistémicos como daño renal, neuropatía, íleo paralítico, leucopenia y trombocitopenia.

 El molusco es una enfermedad epidérmica y no se debe tratar de modo agresivo debido al riesgo de dejar cicatrices. Después de un periodo de 4 meses sin lesiones se considera que se ha alcanzado o logrado la curación.

Prevención: Evite el contacto directo con lesiones de piel y no comparta toallas con otras personas. El hecho de evitar las relaciones sexuales también puede prevenir el virus del molusco contagioso y otras enfermedades de transmisión sexual. Asimismo, se pueden evitar estas enfermedades teniendo una relación sexual monógama con una persona que se sepa que está libre de la enfermedad. Los condones femeninos y masculinos no pueden protegerlo completamente, ya que el virus puede estar en áreas no cubiertas por el condón. No obstante, los condones aun se deben utilizar cada vez que se desconozca el estado de salud de un compañero sexual, con lo cual se reducen las probabilidades de adquirir o propagar enfermedades de transmisión sexual. Úselos con espermicida con nonoxinol.

Volver a inicio