Búsqueda personalizada

 

Las glándulas mamarias proceden de la capa epidérmica. Alrededor de la sexta semana de gestación, un grupo de células epidérmicas comienza a emigrar hacia el mesénquima y forma las crestas mamarias. Finalmente, se forman las yemas mamarias, los conductos galactóforos y las glándulas mamarias completamente desarrolladas. El desarrollo de la mama se produce normalmente en las niñas entre los 8.5 y los 13 años. La progresión del desarrollo mamario es variable, y con frecuencia éste es asimétrico. En algunas mujeres no se alcanza ei desarrollo completo de las mamas hasta los primeros años de su tercera década de vida.

Autoexploración de la mama. El diagnóstico precoz constituye la clave para mejorar la asistencia sanitaria de las enfermedades mamarias, incluido el carcinoma. Durante la primera exploración ginecológica de la adolescente se le debe enseñar la autoexploración (cuadro 543-1).

Anomalías congénitas. La ausencia completa de una mama, o amas-da, es infrecuente; es un proceso unilateral que se suele asociar con otras anomalías como el síndrome de Poland (aplasia de los músculos pectorales, deformidades costales, membranas interdigitales y aplasia del nervio radial). La amastia puede ser iatrogénica como resultado de una extirpación inadvertida de una yema mamaria. La atelia se define como la ausencia de uno o ambos pezones. Este trastorno también es infrecuente y puede o no estar asociado con ausencia de tejido mamario. Ambas anomalías requieren una corrección quirúrgica

Las mantas supernumerarias (polimastia) y los pezones supernumerarios (politelia) son relativamente frecuentes; aparecen a lo largo de las «líneas lácteas» y suelen ser asintomáticos. Se ha observado una asociación entre la politelia y diversas anomalías de los aparatos urinario y cardiovascular. En general, no es necesaria la extirpación quirúrgica de las mamas o de los pezones supernumerarios. No obstante, cuando estas alteraciones son sintomáticas, sí está indicada.

La hipoplasia (no se forman) de las mamas puede presentar grados variables, desde cuadros de ausencia casi total de tejido mamario hasta mamas bien formadas que son consideradas por la paciente como demasiado pequeñas. Existen tres causas generales de escasez o ausencia del desarrollo mamario: 1) el inicio del desarrollo de la mama puede estar retrasado y la mama se desarrollará lentamente pero será normal en todos los aspectos; 2) pueden existir antecedentes familiares de desarrollo mamario tardío, y 3) puede haber un fracaso o una supresión de la función ovárica. El tratamiento depende de la causa subyacente.

La atrofia mamaria que se observa ocasionalmente en adolescentes es casi siempre secundaria a alteraciones de origen dietético, como ocurre en la anorexia nerviosa. La corrección del problema subyacente restablece la normalidad del tejido mamario.

Anomalías de la mama neonatal. Se puede producir una hipertrofia bilateral de la mama como resultado de la elevación de los niveles circulantes de hormonas esteroideas endógenas en la fase fin ai de la gestación. Esta alteración se puede asociar con la presencia de secreción a través de los pezones, lo que se conoce con la denominación de «leche de brujas». La manipulación repetida de las mamas puede exacerbar este proceso. La hipertrofia se asocia, en ocasiones, con mastitis producida por una infección estafilocócica; en estos casos, se deben administrar antibióticos.

Mastodinia. La ingurgitación dolorosa de la mama (mastodinia) suele estar en relación con ciclos ovulatorios; es infrecuente en la adolescente hasta los 18 meses después de la menarquia, período necesario para que se establezcan los ciclos ovulatorios. Las molestias mamarias suelen seguir un patrón cíclico. Analgésicos como los antiinflamatorios no


La hipoplasia de las mamas puede presentar grados variables, desde cuadros de ausencia casi total de tejido mamario hasta mamas bien formadas que son consideradas por la paciente como demasiado pequeñas. Existen tres causas generales de escasez o ausencia del desarrollo mamario: 1) el inicio del desarrollo de la mama puede estar retrasado y la mama se desarrollará lentamente pero será normal en todos los aspectos; 2) pueden existir antecedentes familiares de desarrollo mamario tardío, y 3) puede haber un fracaso o una supresión de la función ovárica. El tratamiento depende de la causa subyacente.

La atrofia mamaria que se observa ocasionalmente en adolescentes es casi siempre secundaria a alteraciones de origen dietético, como ocurre en la anorexia nerviosa. La corrección del problema subyacente restablece la normalidad del tejido mamario.

Nodulos mamarios. Las revisiones retrospectivas de los procesos manos en las adolescentes demuestran que alrededor del 54%  de los nódulos  mamarios corresponden a fibroadenomas y el 13% a cuadros del hipertrofia virginal. Los procesos mamarios fibroquísticos o proliferativos se observan en el 24% de los casos. El 2-3% de los nódulos mamario de  este grupo de edad está constituido por tumores como el rabdomiosarcomas primario, el rabdomiosarcoma metastásico, el neuroblastoma metastásico y el linfoma no hodgkiniano. Otros diagnósticos son politelia, te do mamario accesorio, mastitis, hemangioma, necrosis grasa y ganglios linfáticos intramamarios. Los nódulos mamarios durante la adolescencia pueden tener una naturaleza muy diversa:

• Fibroadenoma.

• Enfermedad fibroquística.

• Quiste mamario.

• Absceso/mastitis.

• Papiloma intraductal. ,

• Necrosis grasa/lipoma.

• Cistosarcoma fíloides.

• Hiperplasia adenomatosa.

• Lesiones raras (hemangiomas, linfangiomas, linfoma).

• Tejido mamario normal.

• Cáncer.

En las pacientes pediátricas o adolescentes que presentan un nódulo son esenciales una historia clínica concienzuda y una exploración clínica completa. El problema clínico debe ser revisado por un radiólogo antes de efectuar pruebas radiológicas específicas. Para evaluar las alteraciones palpables de la mama son importantes la punción de aspiración con aguja fina para la biopsia. En las adolescentes también pueden aparecer tumores mamarios de gran tamaño. Aunque con frecuencia se sospecha la malignidad debido al crecimiento rápido y a la presencia de ulceración cutánea la incidencia de estos tumores es muy baja. Los tumores mamarios pueden tener presentaciones clínicas variadas. Los fibroadenomas gigante en la adolescencia pueden ser tratados mediante enucleación simple.

Tumores malignos. Aunque infrecuente, el cáncer de mama también puede aparecer en las adolescentes. La menarquia precoz en asociación con ciclos anovulatorios constituye un factor de riesgo. El cociente de estrógenos/andrógenos parece ser muy importante debido a que los andrógenos ejercen un efecto protector.

El cistosarcoma filoides es un tumor mamario infrecuente en las mujeres adultas que también se puede producir en la adolescencia. Se caracteriza por un aumento asimétrico del tamaño de la mama con presencia de una masa dura, no adherida y circunscrita. El tumor suele aumentar rápidamente de volumen y puede alcanzar un tamaño mu grande. No es frecuente la adherencia del tumor a la piel o a la pared torácica. La mayor parte de estos tumores son benignos, aunque existe casos de cistosarcoma filoides maligno con metástasis. El tratamiento inicial en la paciente adolescente debe ser la extirpación con independencia de la clasificación histológica de la lesión. El cistosarcoma mialigno recidiva con mayor frecuencia que las lesiones de carácter benigno. Se ha observado un caso de cistosarcoma filoides metastásic mortal en una adolescente.
Los tumores malignos también pueden constituirla primera manifei tación de la recidiva (extramedular) de una leucemia linfoblástica agí da. En la revisión de la literatura se incluye un caso de sarcoma induci do por radiación en la mama de una adolescente y otro de liposarcom en una mujer de 17 años de raza negra que se había sometido previj| mente a una mastectomía total. 1

Macromastia (hipertrofia virginal). La etiología del aumento del tamaü mamario de carácter masivo durante la pubertad y durante la adolescenci precoz es desconocida, aunque probablemente represente un aumento d la sensibilidad del órgano diana frente a los estrógenos circulante Tiene carácter bilateral, generalmente se desarrolla en un breve periodo de tiempo y afecta con mator frecuencia a niñas entre 13 a 17 años de edad.

 Las adolescentes con macromastia pueden presentar problemas físicos y psicológicos. A menudo padecen problemas y molestias posturales. La mamoplastia de reducción es el tratamiento de elección, aunque ésta se debe retrasarse hasta la fase final de la adolescencia con objeto de permitir ti desarrollo mamario completo. La intervención quirúrgica suele requerir la recolocación del pezón, lo cual puede dar como resultado una ¡disminución de la sensibilidad y una alteración de la lactación. Además, m debe prestar un apoyo emocional importante a la paciente.

Mamas tuberosas. Esta deformidad recuerda a las plantas con raíces tuberosas. Puede ser consecuencia de la administración exógena de es-asteroides, sobre lodo con inducción del desarrollo puberal. Para su corrección se precisa de una intervención quirúrgica.

Mastitis y absceso. La mastitis y los abscesos mamarios pueden requerir tratamiento antibiótico, así como incisión y drenaje. 

Traumatismo e inflamación. El traumatismo mamario en las adolescentes es más frecuente debido al incremento en el número de mujeres ¿jóvenes que participan en deportes de contacto. Estos traumatismos suelen ser contusiones o hematomas que generalmente desaparecen sin problemas, ya sea con cambios quísticos tardíos en la mama o fibrosis o con retracción de la piel o del pezón de la zona lesionada. Estas alteraciones tardías pueden ser similares a las que acompañan a los tumores malignos; la biopsia puede constituir la única forma de diferenciar ambos tipos de procesos.

Displasía mamaria. Es una lesión frecuente que se caracteriza por la aparición de alteraciones en asociación con el ciclo menstrual. Su etiología puede estar relacionada con un desequilibrio hormonal que da como resultado respuestas excesivas en el tejido mamario, especialmente en los cuadrantes superoextemos durante la fase premenstrual del ciclo. El tratamiento depende del grado de los síntomas; generalmente el ibuprofeno es útil. Además se deben eliminar de la dieta las metilxantinas y la cafeína (p. ej., café, té, bebidas carbonatadas).

Secreción a través del pezón. En los casos en los que se produce, se debe efectuar una evaluación cuidadosa y diferenciar la galactorrea (flujo espontáneo de leche) de las secreciones de carácter sanguinolento y tras .secreciones. La evaluación de la galactorrea en las niñas es similar a la que se realiza en las mujeres adultas. Se deben medir >s niveles séricos de prolactina para descartar la presencia de un prolacnoma hipofisario. Cuando se sospecha la presencia de un tumor o adenoma hipofisario debido a una importante elevación de los niveles séricos de prolactina es necesario un estudio radiológico adecuado tomografía computarizada, resonancia magnética). Otra causa de galactorrea es el hipotiroidismo asociado a una elevación de las cifras de \a cual También estimúlala iberación de prolactina. Algunos medicamentos también pueden provocar galactorrea. El tratamiento de la galactorrea (no relacionada con el tiroides) se realiza principalmente con agonistas dopaminérgicos como la bromocriptina o cabergolina. No es frecuente tener que realizar una intervención quirúrgica como la hipofisectomía transesfeoidal. También se han observado casos de galactorrea secundaria a cirugía de la pared torácica en una adolescente. La galactorrea apareció a los 2 meses y se asoció con amenorrea transitoria.

La secreción sanguinolenta a través del pezón puede ser indicativa de ectasia ductal. Está indicada la valoración citológica y la consulta con el cirujano. También se han observado casos de secreción a través del pezón en relación con los tubérculos de Montgomery. Estas secreciones pueden ser episódicas y su color varía de claro amarrón, pero no suelen tener aspecto lechoso. Esta secreción evoluciona en un período de 3-5 semanas y se puede asociar a la aparición de nódulos mamarios. Es un trastorno benigno que se resuelve de forma espontánea. También se han observado en adolescentes papilomas intraductales de mama.

Asimetría mamaria. Desde el período neonatal puede existir un desarrollo mamario unilateral. Alrededor del 25% de las adolescentes tiene un cierto grado de asimetría mamaria que persiste tras los 18 años. La asimetría es especialmente importante entre los estadios 2 y 4 de la escala de Tanner.

Volver a inicio