Búsqueda personalizada

Anemia por deficiencia de Hierro
Es la forma más común de anemia. Se caracteriza por la disminución y ausencia de los depósitos de hierro, baja concentración de hierro sérico, de la hemoglobina o del hematocrito y baja saturación de transferrina. El hierro es el componente esencial de la hemoglobina, el pigmento que transporta el oxígeno en la sangre y el oxígeno es necesario para el funcionamiento normal de todas las células del organismo. Clínicamente se manifiesta por palidez cutáneo mucosa, fragilidad de uñas y cabello, coloración azulada de la esclerótica entre otros signos.
En el sistema nervioso central puede provocar irritabilidad, disminución de la concentración y memoria, dolor de cabeza, trastornos del sueño y la alimentación.
Estas manifestaciones provocan retardo en el aprendizaje lo que repercute en su rendimiento escolar, con las consecuencias negativas futura para el individuo, grupo familiar y el país.
La anemia causada por un bajo nivel de hierro es la forma más común de anemia. El cuerpo obtiene hierro a través de ciertos alimentos. Éste también recicla hierro proveniente de glóbulos rojos viejos.
Una alimentación sin la cantidad suficiente de hierro es la causa más común. En los períodos de crecimiento rápido durante la pubertad, se necesita incluso más hierro.
Los niños pequeños que toman demasiada leche de vaca pueden también volverse anémicos si no consumen otros alimentos saludables que contengan hierro. Otras causas pueden ser:
Incapacidad del cuerpo para absorber bien el hierro, aunque el niño esté consumiendo suficiente cantidad de este elemento.
Pérdida de sangre lenta y prolongada, generalmente a causa de los periodos menstruales o de sangrado en el tubo digestivo.
La deficiencia de hierro en los niños también puede estar relacionada con la intoxicación con plomo.
 
Pica
Es la apetencia desmedida por sustancias poco habituales, no comestibles (carbón, tiza, cabello, tierra). Este patrón debe durar al menos un mes para encajar dentro del diagnóstico de pica. En algunos casos deficiencias nutricionales específicas como la anemia ferropenica y la deficiencia de zinc, pueden desencadenar este deseo inusual. El
tratamiento se enfatiza sobre los problemas psicosociales, ambientales y de orientación a la familia.
 
Caries
Se produce por desmineralización del esmalte y la dentina, causada por los ácidos orgánicos formados por las bacterias de la placa dental durante el metabolismo de los azucares de los alimentos. Las estructuras dentales destruidas no se
regeneran por lo que ameritan tratamiento por el odontólogo. La prevención de la caries se realiza mediante la higiene oral, la cual consiste en la limpieza regular profesional cada 6 meses, cepillarse después de las comidas y antes de acostarse, evitar el consumo de bebidas azucaradas o chupar caramelos de forma constante.
 
Obesidad y Sindrome Metabólico
La obesidad está relacionada con la ingesta elevada de alimentos de alta densidad calórica y baja en micronutrientes, con excesivas cantidades de grasas saturadas colesterol y sal, consumo insuficiente de fibra y falta de actividad física (mayor tiempo viendo Tv y juegos de video). La obesidad en los niños aumenta los riesgos de hiperlipidemia, tolerancia alterada a la glucosa, diabetes e hipertensión. Además se asocia con bajo rendimiento escolar debido a la apnea del sueño, sedentarismo. Durante la adolescencia la obesidad es un predictor de mucho peso para la obesidad del adulto.
Los niños con obesidad en edad preescolar presentan 5 veces más probabilidades de presentar sobrepeso en la adolescencia. Actualmente la obesidad es la enfermedad crónica no transmisible con mayor prevalencia en el mundo, en nuestro país se reporta el 11,3% de sobrepeso en niños menores de 15 años, durante los últimos años y se le considera una epidemia global, no solo en adultos, sino también en las niñas, niños y adolescentes. Aún cuando un niño, niña o adolescente con sobrepeso u obesidad no siempre será un adulto obeso, el riesgo de obesidad y de enfermedades crónicas no transmisibles en la edad adulta es mayor que en un niño con peso y composición corporal normales para su edad. Para prevenir la obesidad es necesario el desarrollo de estrategias efectivas. En el periodo prenatal se debe vigilar el aumento excesivo de peso, descartar la presencia de diabetes gestacional y es el momento oportuno para motivar a la madre hacia los beneficios de la lactancia materna exclusiva para el binomio madre-hijo.
 
En el período de lactantes se debe insistir en la importancia de la lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida, porque entre sus beneficios se agrega el de autorregulación de la ingesta. Se recomienda la lactancia materna
hasta los 2 años. Si recibe formula controlar su preparación y de sus agregados (sacarosa, cereales), evitando el exceso de azucares. El lactante no deberá ser obligado a terminar siempre lo que le ofrecen (reconocer saciedad).
La introducción de la alimentación complementaria se hará a partir de los 6 meses, con una adecuada selección de alimentos. Se debe evitar el riesgo de carencia de ácidos grasos esenciales.
En el segundo año de vida se recomienda a los padres establecer gradualmente los horarios de comidas, asesorar sobre el valor nutricional de los alimentos, con el objetivo de lograr una alimentación completa y variada.
En los niños, niñas y adolescentes con obesidad nutricional son frecuentes los problemas
ortopédicos como pie plano, escoliosis y se ha encontrado epifisiolisis de la cabeza del fémur en un 30%, sobre todo en varones. Las manifestaciones psicológicas derivadas de la falta de aceptación social y de la baja autoestima son frecuentes especialmente en los adolescentes.
Aproximadamente el 10% de los niños con obesidad presenta hígado graso, hepatitis grasa, fibrosis o cirrosis.
Existen evidencias acerca de que el Síndrome Metabólico tiene su origen en la infancia, de allí la importancia de implementar como tratamiento de primera línea, un estilo de vida saludable en la dieta y en la actividad física.
 
Algunos datos importantes
Los niños son más propensos a desnutrirse que los adultos, necesitan más y tienen menos reservas.
Un infante que no come bien, no rendirá en la escuela. Recuerda que el desayuno es una de las comidas más importantes del día.
La vitamina A y el zinc son dos aliados muy importantes en la reducción de la morbi-mortalidad infantil.
Los probióticos contribuyen a disminuir la duración de un episodio diarreico en 24 a 30 horas.
La desnutrición causa problemas en el crecimiento y desarrollo.
La malnutrición dificulta el aprendizaje.
Disminución de la capacidad de trabajo y de adaptación social en la vida adulta.
Deficiencia en el desarrollo.
La malnutrición puede ser causa de procesos infecciosos.
 
 
 
 Volver a inicio