Búsqueda personalizada
Las leishmaniasis son un grupo de enfermedades causadas por un protozoario parasito intracelular del género Leismania, que se trasmite mediante o a través de la Mosca de la Arena. se conoce muchas especies de Leishmanias causantes de la enfermedad en humanos, que afectan la piel y las superficies mucosas y los órgamos reticuloendoteliales. La infección cutánea suele ser leve, pero puede producir desfiguración estética. La infección mucosa y visceral se asocian con tasas significativas de morbilidad y mortalidad.

Las leishmanias son miembros de la familia Trypanosomatidae e incluye 2 subgéneros. Leishmania spp y la Leishmania Viania.

Comienza su ciclo de vida en forma amastigote en el intestino medio de los vectores principales, flebótomos hembras (Mosca de la Arena). Una vez en el intestino de la mosca de la arena, los parásitos cambian de amastigotes en aflagelated promastigotes flageladas por 1-2 semanas hasta que estén completamente desarrolladas, una que señalan que hacen su camino a la probóscide. Al morder un huésped mamífero, los promastigotes se liberan en el torrente sanguíneo, donde son engullidas por los macrófagos. Después de ser engullido, promastigotes se transforman en amastigotes. Los amastigotes son de forma ovalada o redonda, y tienen un diámetro de entre 2-3m. Además, contienen un núcleo grande, excéntricamente colocado junto con un cinetoplasto,  residen así  y se replican dentro del fagolisosoma. Estos macrófagos infectados tienen menos capacidad de iniciar o responder a una reacción, inflamatoria lo que proporciona al parasito intracelular un aislamiento seguro. Al estar equipado para sobrevivir el ambiente ácido en el interior de los fagosomas de los macrófagos, los amastigotes se reproducen a través del proceso de fisión binaria. En este punto, los amastigotes se liberan a través del cuerpo, y pueden ser ingeridos por las moscas de arena hembra, completando así el ciclo.

Manifestaciones clínicas:

Leishmaniasis cutánea localizada. La LCL (botón de oriente) puede afectar a personas de cualquier edad, pero en mu­chas regiones endémicas los niños suelen ser las principales vícti­mas. Por lo general, se presenta como una o varias lesiones papulares, nodulares, en placas o ulceradas localizadas generalmente en la piel expuesta, como la cara o las extremidades. En raros casos se han contado más de 100 lesiones. Las lesiones suelen comenzar como una pequeña pápula en el lugar de la picadura producida por la mosca de la arena, que crece hasta 1-3 cm de diámetro y que puede ulcerarse a lo largo de semanas o meses. La úlcera es poco profunda y no dolorosa y está rodeada por un borde nítido, indurado y eritematoso. No hay supuración, a menos que se desarrolle una sobreinfección bacteriana. Las lesiones causadas por L. major y L. mexicana suelen curar espontáneamente a los 3-6 meses, dejando una cicatriz deprimida. Las lesiones producidas por L. mexicana en la oreja, llamadas úlcera del chiclero porque eran frecuentes entre los cultivadores de chicle en México y Centroamérica, suelen seguir un curso crónico destructivo. En general, las lesiones por L. (Viannia) spp. tienden a ser más grandes y crónicas. Las linfadenopatías regionales y los nódulos o cordones linfáticos subcutáneos palpables, de aspecto espo- rotricoide, también son frecuentes en los pacientes infectados por organismos del subgénero Viannia. Si las lesiones no se infectan secundariamente no suele haber más complicaciones, aparte de la cicatriz residual.

Leishmaniasis cutánea difusa. La LCD es una forma rara de leishmaniasis causada por organismos del complejo L. mexicana en América y L. aethiopica en Europa. La LCD se manifiesta como grandes máculas, pápulas, nodulos o placas no ulceradas que afectan a áreas extensas de piel y que semejan una lepra lepromatosa. Se afectan con más frecuencia la cara y las extremidades. La diseminación desde la lesión inicial suele tener lugar a lo largo de varios años. Se piensa que bajo esta forma grave de leishmaniasis cutánea subyace un defecto inmunológico.

Leishmaniasis mucosa. La LM (espundia) es una manifestación rara pero grave de leishmaniasis que se produce como resultado de metástasis hematógenas en la mucosa nasal u orofaríngea de una infección cutánea. En general se debe al complejo L. (Viannia). Aproximadamente la mitad de los pacientes con lesiones mucosas tuvieron lesiones cutáneas activas en los 2 años precedentes, pero la LM puede no desarrollarse hasta años después de la resolución de la lesión primaria. Esta leishmaniasis se da en menos de un 5% de los individuos que tienen o han tenido una LCL causada porL. (V) braziliensis. Los pacientes con LM a menudo presentan afectación nasal con congestión, rinorrea y epistaxis (sangrado nasal) recurrente. La afectación orofaríngea y laríngea es menos común pero se asocia con una elevada morbilidad. En etapas tardías se produce destrucción marcada de los tejidos blandos, el cartílago e incluso el hueso, lo que resulta en deformaciones visibles de la nariz o boca, perforaciones septales nasales y estrechamiento de la tráquea con obstrucción respiratoria.

Leishmaniasis visceral. La LV (kala-azar) afecta en líneas generales a los niños de menos de 5 años en América (L. chaga- si) y en la región mediterránea (L. infantum), y a los niños mayores y adultos en África y Asia (L. donovani). Estudios epidemiológicos realizados en Brasil han definido la evolución clínica de esta enfermedad. Tras la inoculación del parásito por la mosca de la arena, el niño puede presentar una infección completamente asintomática o una enfermedad oligosintomática, que puede resolverse de manera espontánea o evolucionar hacia un kala-azar. Los niños con infección asintomática son transitoriamente seropositivos, pero no muestran evidencia clínica de la enfermedad. Los niños oligosintomáticos tienen 'leves síntomas constitucionales (malestar, diarrea intermitente, poca tolerancia al esfuerzo) y fiebre intermitente; la mayoría presenta una ligera hepatomegalia. La mayoría de estos niños se cura sin tratamiento, pero aproximadamente una cuarta parte de ellos evoluciona a kala-azar activo a los 2-8 meses. En escasas ocasiones se han descrito períodos de incubación extremadamente largos, de años. Durante las primeras semanas a meses de enfermedad la fiebre es intermitente, presentan debilidad y falta de energía y el bazo comienza a crecer. Los signos clínicos clásicos, es decir, fiebre elevada, hepatoesplenomegaíia marcada y caquexia grave, se suelen desarrollar a los 6 meses del inicio de la enfermedad, aunque en algunas series un 20% de los pacientes presentaron un curso clínico rápido, de 1 mes. En la fase terminal del kala-azar, la hepatoesplenomegalia es masiva, hay una gran pérdida de peso, la pancitopenia es pronunciada y aparece ictericia, edema y ascitis. La anemia puede ser lo suficientemente grave como para precipitar una insuficiencia cardíaca. Los episodios de sangrado son frecuentes, especialmente la epistaxis. Las fases finales se suelen complicar con infecciones bacterianas secundarias, causa frecuente de muerte. La infección a edades jóvenes y la malnutrición pueden constituir factores de desarrollo de una forma de rápida evolución de LV activa. Sin tratamiento específico, el 90% de los pacientes muere.

Un pequeño porcentaje de pacientes tratados previamente por LV tendrán lesiones cutáneas difusas, una condición denomina leishmaniasis dérmica post-kala-azar (LDPK). Estas lesiones pueden aparecer durante o poco tiempo después del tratamiento (en Á ca), o hasta varios años después (en la India). Las lesiones de LDPK son hipopigmentadas, eritematosas o nodulares y suelen afectar la cara y el torso; pueden persistir por meses o algunos años.

Tratamiento:

Los principales medicamentos utilizados para tratar la leishmaniasis son los compuestos que contienen antimonio y abarcan:

  • Antimoniato de meglumina
  • Estibogluconato de sodio

Otros fármacos que se pueden utilizar son:

  • Anfotericina B
  • Ketoconazol
  • Miltefosina
  • Paromomicina
  • Pentamidina

Puede necesitarse una cirugía plástica para corregir la desfiguración causada por las llagas en la cara (leishmaniasis cutánea).

 Volver a inicio