Búsqueda personalizada

 

Son un líquido producido por el proceso corporal de la lacrimación para limpiar y lubricar el ojo. Intervienen fundamentalmente en la óptica ocular y en el normal funcionamiento del ojo y de sus estructuras. Cualquier alteración de la lágrima influye en la agudeza visual. La glándula lagrimal es el principal secretor de la lágrima, tienen el tamaño aproximado de una almendra y segregan al rededor de 1 ml de lágrimas al día.

La secreción de la glándula lagrimal se realiza por medio de dos porciones comunicadas con ella: la parte superior (o porción orbitaria) y la parte inferior (o porción palpebral).

Las lágrimas fluyen de las glándulas lagrimales a través de unos delgados conductos. Las glándulas lagrimales están localizadas cerca del ángulo externo del ojo, y salen por dos pequeñas aberturas en los párpados (los conductos lagrimales); estos orificios llevan al conducto nasolagrimal, un canal que desemboca en la nariz, y cuando son estimulados, producen lágrimas con la intensión de formar una fina protección para los ojos. Cada vez que parpadeas esta fina capa se distribuye sobre los ojos para mantenerlos húmedos y libres de polvo o irritantes. Sin importar si estás dormido, despierto, alegre o triste, este líquido salino siempre está fluyendo de las glándulas lagrimales.

La película lagrimal consta de 3 capas (de la más externa a la más interna): Capa lipídica: formada por grasas. Producto de la secreción de las glándulas perpebrales. Hace que la evaporización de la lágrima se lleve a cabo lentamente y disminuya la fuerza de evaporización. Capa acuosa: formada por agua. Producto de la secreción de las glándulas principales. Administra el oxigeno suficiente para el metabolismo corneal. Capa mucosa: formada por mucina (moco). Producto de la secreción de las glándulas  conjuntivales (células caliciformes y criptas de Henle). La adhesividad de la mucina prolonga el tiempo de permanencia de la lágrima en la superficie ocular retrasando su eliminación por el barrido palpebral. También hace que la superficie corneal, sobre todo, sea lista, y que las irregularidades por descamación del epitelio se eliminen.

Existen tres tipos de lágrimas: Lágrimas lubricantes o basales: que se producen de forma automática con la intención de mantener lubricado y limpio el ojo (glándulas de Meibomio, Moll, Zeiss, Wolfring, Krause, Manz); y a combatir la infección. (Las lágrimas contiene sustancias naturales como las lisozimas, que actúan como bactericidas). Lágrimas reflejas: son las que producen en el momento de que algún irritante o cuerpo extraño entró en el ojo (glándulas lagrimales principales).

 

Lágrimas emocionales: los sentimientos de alegría o tristeza, desencadenan una reacción lagrimal.

 

En cada parpadeo las lagrimas son esparcidas por el ojo, y son drenadas posteriormente hacia la nariz a través de los conductos lagrimales.

 

 

COMPOSICIÓN DE LA LÁGRIMA:

 

Agua (85%). Sales. Algo de moco. Enzimas bactericidas llamadas lisozimas.

Gran contenido en glucosa. En condiciones patológicas la proporción es parecida a la del plasma sanguíneo. Proteínas: Albúmina, globulina y lisozima (que tiene capacidad antimicrobiana). Sodio y potasio.

Cantidad de secreción lagrimal La cantidad de proteínas disminuye ante una inflamación.

Desde las primeras 24 horas del nacimiento: Ya hay secreción lagrimal, excepto en determinados prematuros. A los 25 años: Comienza a disminuir la producción lagrimal. A los 50 años: Límite entre producción y necesidades. A los 75 años: Todas las personas padecen de ojo seco etário.

La producción es mayor en hombres que en mujeres. Además, en las mujeres disminuye en las distintas épocas del ciclo menstrual.

 

FUNCIÓN DE LA LÁGRIMA

 

Principales:

 

Metabólica: El metabolismo corneal se lleva exclusivamente a través del oxígeno que le llega exclusivamente de la capa hídrica. Por eso el parpadeo distribuye constantemente oxígeno. Óptica: La lágrima se adosa como una lente que junto con la cara anterior de la córnea forman una superficie de alrededor de 48 dioptrías. La función óptica se altera al alterar la película lagrimal. Bacteriostática: Por la lisozima y la gammaglobulina de la que consta, que altera y deshace las paredes de las bacterias. Lubricante: Impide la desecación de la córnea.

 

Secundarias:

 

Fotoabsorbente: Absorbe parte de los rayos ultravioletas de la luz solar. Humectación nasal: Al retirar el saco lagrimal se provoca sequedad nasal. Arrastra pequeños detritos y cuerpos extraños con el parpadeo (función protectora). Si bien es cierto que constantemente se producen las lágrimas, también es cierto que cuando hay exceso de ellas, puede ser por irritación del ojo, pero también hay exceso en la alegría o tristeza.

 

Volver a inicio