Búsqueda personalizada


Es motivo de consulta de relativa frecuencia por parte de la madre, que su niño menor de 2 años, se despierte de noche en forma brusca y expresando llanto. Muchas son las causas médicas que pueden originar el proceso, si esto es esporádico, no reviste mayor importancia, pero si es reiterado que el niño sufra de terrores nocturnos, puede haber implicación emocional en el infante, a la luz de este síntoma los padres deben estar conscientes que pueden tener origen psicológico o neurológico.

Si el niño duerme en la misma habitación con sus padres después del séptimo mes, es bueno saber que aunque tenga cama o cuna aparte de sus padres, el niño al estar dormido, no quiere decir que sus oídos no estén funcionando, todos los ruidos emitidos por las personas dentro de la habitación son captados y pasados al cerebro, la voz de las personas, ruidos de la televisión, desplazamiento de muebles o cosas, relaciones sexuales, son estímulos que pueden irritar el sistema nervioso, es por esto aconsejable que todo niño mayor de 7 meses, si hay capacidad física en la casa, duerma en otra habitación, independientemente de la de sus padres; en esta forma estará su cerebro más sedado para su sueño más profundo.


Algunos niños se despiertan en el transcurso de la noche, para así conseguir caricias de su madre, esto se puede ver en aquellos, infantes que sus padres trabajan y no ven al niño sino pocas horas al día. Es un acto inconsciente, instintivo, para tratar de cubrir su cuota de afecto deficitario. Como pediatra en la práctica, lo veo en hijos de padres profesionales, estos niños requieren ser tocados y acariciados mucho por ambos padres para mejorar el síntoma.

Los sedante prescritos no tienen ninguna validez sí no se estructura el tiempo y las caricias que el infante requiere, otras veces la irritabilidad nocturna es la expresión de celo por el advenimiento de un hermano que lo ha desplazado en el cuarto donde dormía con sus padres; de aquí la ventaja de sacarlo de la habitación tempranamente, muchos niños son muy sensibles a la algarabía de las fiestas infantiles, sufriendo esa noche de pesadillas o terrores, otras veces son las bebidas de las fiestas que producen estímulo de la corteza cerebral; es sabido que algunos refrescos comerciales contienen cafeína que es un estimulante nervioso, pero ante un niño que sufre de intranquilidad nocturna, con sueño liviano reiterado, también hay que pensar que pueden haber causas neurológicas, o sea, enfermedades que no tienen que ver con la parte emocional y que el médico tiene que descartar mediante exámenes como el electroencefalograma, que nos puede dar información de la actividad cerebral durante la vigilia y el sueño.


En niños menores de 8 meses, la madre también debe estar pendiente del llanto nocturno por hambre; muchos niños se levantan a la madrugada con apetito, tomando el hábito a una misma hora. A los niños bien alimentados y con buen peso, yo les recomiendo que cuando el infante haga esta modalidad, ofrecer 8 onzas de compota de fruta en el biberón.
 

Colaboración del Dr. Gustavo Arcay Mendoza Pediatra Puericultor. Universidad de Carabobo. Venezuela

Volver a inicio