Búsqueda personalizada

TRASTORNOS DE LA REGULACION DE LA TEMPERATURA

Hipotermia
Debe anticiparse hipotermia en niños con peso bajo al nacer y se aconseja utilizar de rutina termómetros de lectura baja (de 29.4°C) en su cuidado, ya que muchas veces las temperaturas menores de 34.4°C no se detectan de inmediato con los termómetros clínicos comunes. Se observa hipotermia en La transferencia de calor de la superficie del cuerpo al ambiente incluye cuatro formas de pérdida: a) radiación, b) conducción, c) convección y de) evaporación de agua. Esta transferencia de calor es compleja y la contribución de cada componente depende de la temperatura de los ambientes (aire y paredes), la velocidad del aire y la presión de vapor de agua.  Para el pediatra tiene una importancia clínica especial el incremento considerable de la pérdida radiante de calor de la piel del niño a las paredes frías de las incubadoras. particular después de la reanimación de niños prematuros asfíxiados. Puede ser un signo temprano de sepsis o  prueba de una afección intracraneal, como meningitis, hemorragia cerebral o anomalías  del sistema nervioso central (SNC). Las enfermedades del SNC también pueden inducir hipertermia. En otras situaciones y pueden ser las mas comunes es porque no se toman en cuenta las condiciones generales ambientales de los servicios de neonatología, mal uso de la incubadora, servocunas o en cunitas con cuidados bajo abrigo (ropa).

Tomemos muy en cuenta lo siguiente: La transferencia de calor de la superficie del cuerpo al ambiente incluye cuatro formas de pérdida: a) radiación, b) conducción, c) convección y de) evaporación de agua. Esta transferencia de calor es compleja y la contribución de cada componente depende de la temperatura de los ambientes (aire y paredes), la velocidad del aire y la presión de vapor de agua.  Para el pediatra tiene una importancia clínica especial el incremento considerable de la pérdida radiante de calor de la piel del niño a las paredes frías de las incubadoras.
          

  Observe en el siguiente gráfico toda la alteración orgánica que acontece cuando el bebé esta en condición de "enfriamiento" y en especial cuando nos descuidamos o desconocemos  el arte de brindarle al recién nacido enfermo un  ambiente de confort adecuado, (AMBIENTE TERMICO NEUTRAL), que le permita menos consumo de oxigeno y menos consumo calórico y por ende mejor evolución clínica y sin complicaciones severas.  
     

Blackfan y Yaglou, en varios estudios con recién nacidos determinaron que para mantener en equilibrio la temperatura  corporal (ambiente térmico neutro) se necesita una elevada humedad relativa y una temperatura ambiental en los servicios de neonatología que oscile entre 24 a 25 °C. Colocando a grupo de neonatos comparables con un ambiente térmico un poco mas alto a a nivel mas bajo comprobaron fluctuaciones mas amplias de la temperatura corporal y mayor incidencia de diarreas, aumento de peso mas lento y mayor mortalidad, tomando en cuenta las perdidas de calor del bebe en relación a la evaporación, radiación, convección o conducción. 
La lesión neonatal por frío consecutiva a hipotermia extrema ocurre en condiciones climatológicas calientes y frías, en particular el servicio de maternidad domiciliario. Se afectan casi de manera exclusiva niños con bajo al nacer, con excepción de los recién nacidos a término completo con problemas como hemorragia intracerebral y malformaciones mayores del sistema nervioso central.

Características clínicas

Una disminución ligera de la temperatura de ocasionar un cambio metabólico profundo empero, antes que sean obvias características clínicas debe ocurrir una baja notable.

Los recién nacidos se alimentan mal, son letárgicos y se sienten fríos al tacto. Mann y  Elliott describieron un “aura” de frialdad alrededor del cuerpo y la piel sobre el tronco periferia se percibe intensamente fría y “parecida a un cadáver”. Están deprimidas las temperaturas centrales, a menudo abajo de 32.2°C.

La característica más relevante es el color rojo brillante del paciente. Este color rojo (que puede precipitar un diagnóstico erróneo, puesto que el niño “se ve tan bien”) se debe a la falta de disociación de la oxihemoglobina a temperaturas bajas.

 

Es posible que haya cianosis central o palidez.

La respiración es lenta, muy superficial, irregular y suele acompañarse de un gruñido espiratorio. Hay también bradicardia proporcional al grado de disminución de la temperatura.

Se reduce la actividad. Rara vez se observa estremecimiento. La depresión del SNC es constante y están disminuidos o no existen reflejos o respuestas. Los estímulos dolorosos (p. ej., inyecciones] generan una reacción mínima y el llanto es débil. Son comunes distensión abdominal y vómitos.

Es frecuente el edema de las extremidades y la cara y se observa esclerema, en especial en las mejillas y las extremidades. (El esclerema es el endurecimiento de la piel, acompañado de enrojecimiento y edema. Se observa en particular en la lesión por frío, infecciones y cerca del momento de la muerte.)

Las alteraciones metabólicas incluyen acidosis metabólica, hipoglucemia, hiperpotasemia, nitrógeno ureico sanguíneo elevado y oliguria. Otro problema que se reconoce es la hemorragia pulmonar acompañada de diátesis hemorragípara generalizada (un hallazgo común en la necropsia).

Tratamiento

Es necesario calentar con rapidez al recién nacido. En un estudio en Turquía de 60 niños con hipotermia, el recalentamiento fue mucho más rápido (un día en comparación con tres) en los abrigados y con un CAC (colchón lleno con agua caliente, 8-L de polivinilcloruro) que en la incubadora, que muchas veces se afectó por fallas eléctricas frecuentes y equipo de mal funcionamiento. La tasa de mortalidad en el grupo con colchón caliente fue de 21% respecto del 34% de los niños en incubadora. En áreas del mundo con. presupuestos mínimos para hospitales, el CAC puede ser la mejor solución para calentar con efectividad al número más grande de recién nacidos. Esta parte de la modalidad tradicional de la atención la impugnaron
Tafari y Gentz, que no observaron un efecto benéfico del recalentamiento lento comparado con el rápido en 30 recién nacidos etíopes con estrés por frío.
Además del recalentamiento, se administra oxígeno, se vigila muy de cerca la glucemia y se corrige la acidosis metabólica con bicarbonato de sodio según se requiera (de acuerdo al resultado de laboratorio del EAB, Normograma de Siggaard-Anderson, el cual nos permite cuantificar en forma exacta el déficit o exceso de bases y el nivel del bicarbonato de sodio en sangre.

El niño sólo debe alimentarse mediante venoclisis (IV) o gavage de solución de dextrosa hasta que la temperatura es de 35°C. No debe permitirse que los recién nacidos hipotérmicos se alimenten por el pezón.

Sólo se administran antibióticos cuando se sospecha o comprueba una infección.

 APRENDAMOS DE LA INCUBADORA 

 En Estados Unidos, la mayor parte de las unidades de cuidado intensivo tiene incubadoras de doble pared en las cuales no se afecta la temperatura de la pared interna si el ambiente de la sala es más frío. Sin embargo, debido a que aún se encuentran en Estados Unidos y muchos países en todo el mundo incubadoras de una pared, y tomando en cuenta que no es no posible controlar la temperatura de las paredes únicas, cabe resaltar que varía la pérdida radiante de calor del recién nacido con las paredes de estas incubadoras. En la figura 5-5 se indica cómo disminuye la temperatura de la pared interna de la incubadora con las temperaturas más frías de la sala, una desventaja de consideración cuando se atiende a un niño enfermo. Si la sala de recién nacidos es fría (23.8 a 15.6°C) o la incubadora está colocada cerca de una ventana o pared fría, es difícil —imposible— localizar y conservar el ambiente término neutro. El niño pierde calor hacia la pared fría de la incubadora y aumenta de modo innecesario el consumo de oxígeno y calórico en su esfuerzo para permanecer caliente.

Es posible predecir la magnitud de esta pérdida si se conoce la temperatura de la sala. Hey y Katz encontraron que la temperatura operativa (temperatura ambiental verdadera, tomando en cuenta la radiación y convección) disminuyó 1°C abajo de la temperatura de la incubadora por cada 7°C que el aire de esta última excedía la temperatura de la sala. A menos que la incubadora, el aire ambiente y la superficie radiante estén a temperaturas similares, pueden existir innumerables condiciones térmicas.

Diferentes tipos de adaptaciones impiden la pérdida de calor radiante y permiten un ambiente térmico preciso y controlado. Un método consiste en calentar al niño desnudo con aire caliente y paredes de la incubadora calentadas (utilizando una capa de agua caliente o mediante paneles de plástico eléctricamente conductores).

Estos procedimientos caros los evitó Hey quien desarrolló una cubierta de plástico transparente a fin de utilizarla dentro de la incubadora tradicional de pared única (fig. 5-6). El aire caliente de la incubadora calienta la pared de plástico de la cubierta a la misma temperatura que la ambiental dentro de la incubadora. El niño sólo irradia calor hacia la cubierta de plástico interna caliente porque las ondas radiantes del recién nacido (2 a 9 µm) no penetran la pared de plástico.
Cuando es posible describir y controlar las condiciones térmicas, puede localizarse con facilidad el ambiente térmico neutro para cualquier niño desnudo mediante los estudios de Scopes y Ahmed.38 Por lo general, cuanto más delgado, pequeño y de menor edad sea el neonato, más alta será la temperatura ambiental necesaria para lograr el ambiente térmico neutro.

El cuadro o tabla referida mas adelante como  "Temperatura térmicas ambientales neutras" son guías generales para localizar de manera general la temperatura neutra si están calientes las paredes de la incubadora y en el límite de 1°C de la temperatura ambiente de ella. Cuando se estiman las temperaturas neutras en incubadoras de pared única debe añadirse 1°C a todas las temperaturas señaladas en el cuadro por cada 7°C que excedan las temperaturas ambientales de la incubadora las de la sala. En la figura 5-9B se muestran las temperaturas de la piel abdominal en recién nacidos con peso muy bajo al nacer durante los cinco primeros días de vida.

Si se coloca una incubadora en la luz solar, pasa a través de la pared plástica la emisión radiante de longitud de onda corta y puede calentar en exceso al niño, ya que se impide la nueva radiación de onda larga a través de la pared de plástico "el efecto invernadero.
Vohra S, Frent G, Campbell V, et al: Effects of polyethylene occlusive skin wrapping on heat loss in very lowbirth-weight infants at delivery: a randomized trial. J Pediatr 134:529, 1999.

Narendran V, Hoath SB: Thermal management of the low-birth-weight infant: a cornestone of neonatology. J Pediatr 134:529, 1999.

www.merckmanuals.com 

https://books.google.co.ve Klauss and Fanaroff

 

 

 

Para mejor información diríjase a... 

www.drrondonpediatra.com/ambiente_fisico_neonato.htm  

Volver a servicio de Neonatología