Búsqueda personalizada



La higiene dental debe comenzar en la vida intrauterina

La lengua es blanda pero permanente, los dientes son duros pero si no se protegen se caen....


Un slogan en los odontólogos, dice que una dentadura sana dura toda la vida, esto es totalmente cierto, pero para que sea verdad, hay que enseñar al ser humano a cuidar sus dientes desde la edad más corta.


¿Cuándo debe comenzar el cuidado de los dientes?


Podemos decir que el cuidado del tejido dentario debe comenzar en la etapa fetal, o sea que la madre no debe ingerir sustancias que puedan depositarse en los gérmenes dentarios de su hijo, así antibióticos como la Tetraciclina (Terramicina) tienen la propiedad de depositarse en el diente, manchándolo y haciéndolo más sensible al cariado. Cuando la gestante ingiere esta sustancia, pasa a través de la placenta y lesiona el tierno germen dentario.


Al salir el primer diente la madre debe limpiarlo diariamente, frotándolo con gasa.


Muchas madres duermen a los niños en el 12 y 2º año de la vida, con un tetero que le suministran en la noche. Dicho biberón se lo deja en la cuna y el niño toma el hábito de mordisquear la mamila impregnada de leche, el contacto prolongado de la leche y su fermentación en la boca, destruye el esmalte dentario de la primera dentición, haciéndo que éstos se careen prontamente. Al perderse el espacio dentario, sufre el diente definitivo que no ha emergido, igualmente al quedar espacios interdentarios, hay movilización de los mismos con mayor deterioro y desgaste.

La perdida precoz de una pieza dentaria, aunque sea de leche, produce deterioro de las otras

EL USO DEL CEPILLO DENTAL

La formación del hábito del cepillado dental debe comenzarse entre 18-24 meses para la formación del hábito y la técnica correcta a los 4-5 años.


Es importante que los padres tengan el concepto que los dientes se carean por la formación de una capa de microbios o bacterias, que se depositan en el esmalte dentário, destruyéndolo y erosionándolo hacia adentro hasta llegar al nervio, perdiendo así toda vitalidad. Dicha capa bacteriana requiere la presencia de sustancias que puedan facilitar su crecimiento como son los azucares de los alimentos, de modo que su prevención consistirá en una adecuada ingesta de alimento y en una limpieza de los dientes después de las comidas.

Una ingesta de azucares, harinas y féculas entre las comidas requieren buen cepillado dental


RECOMENDACIONES PARA EL CEPILLADO DENTAL

Recuerden los padres que los niños aprenden por imitación o modelación, o sea que el nino aprenderá la técnica de limpieza que ve en sus padres, al respecto es muy importante que las canciones infantiles que enseñan que los dientes se limpian con un movimiento circular, es una técnica totalmente errada, que desgasta el cuello dentario.
Hasta la fecha no se ha demostrado que la pasta dental sirva para proteger los dientes, por el contrario, hay hasta encías que se irritan con ellas; por lo tanto no se deben emplear en los niños, ya que muchos rechazan el cepillado, por el sabor de algunas pastas dentales. Lo que limpia es un buen cepillado, complementado con el uso de la seda dental.
El chupón y el chupeteo de los dedos, es la causa más potente de mal funcionamiento bucal, ya que desorganiza la posición dentaria.

Una buena técnica de cepillado dental es lo que protege al diente "la pasta no es lo importante"

Volver a inicio

Colaboración del Dr. Gustavo Arcay Mendoza Pediatra Puericultor. Universidad de Carabobo. Venezuela