Búsqueda personalizada





















































El herpes labial (herpes bucal, herpes oral o herpes febril) es una infección que suele manifestarse en forma de pequeñas ampollas súper dolorosas en la zona de la boca, encías, labios, comisuras y sus alrededores, cuya causa es el herpes simple.

Es sumamente común, aproximadamente, un 80% de los norteamericanos han sido expuestos al herpes simple a la edad de 20 años, el que origina el herpes labial.

Causas y factores de riesgo

El herpes labial es causado por la infección del herpes simple tipo 1, en un principio pueden no existir síntomas o aparecer pequeñas úlceras en la boca. Posteriormente el virus permanece latente (inactivo) en el tejido nervioso. En ocasiones se reactiva y reaparece el herpes en el mismo lugar que antes.

El VHS es un virus con cubierta que contiene ADN bicatenario. El centro proteínico icosaédrico está rodeado por una envoltura lipidica, en la que se encuentran embebidas varias glucoproteínas víricas (p. ej., glucoproteínas B, C, D, E, G, I, J, K, L), responsables de la interacción con la célula diana y de la infección. Esas glucoproteínas representan también dianas clave para la respuesta inmunitaria, humoral y celular del huésped. El VHS crece con rapidez en líneas celulares humanas y no humanas, y produce cambios citopáticos característicos. El VHS-1 y el VHS-2 presentan una homología de alrededor del 50%, según el análisis de ácidos nucleicos, y comparten reactividad cruzada inmunológíca, pero se pueden diferenciar mediante análisis del ADN (análisis de restricción con endonucleasas) y, comercialmente, por la reacción con anticuerpos monoclonales específicos de tipo, en una variedad de ELISA. Varias enzimas importantes para la síntesis de ADN vírico, como la timidina cinasa y la ADN polimerasa son blancos de los fármacos antivíricos.

El virus que causa el herpes genital, el virus tipo 2, también puede llegar en algunos casos (práctica de sexo oral) a causar herpes labial.

Síntomas

La primera aparición del herpes labial puede ser leve o fuerte y generalmente se da entre el primer año y los 5.

Los primeros síntomas suelen aparecer luego de 1 o 2 semanas de la exposición al virus e incluyen:

  • Fiebre que se puede extender hasta por 5 días y puede ocurrir antes de la aparición de las ampollas
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello

La recurrencia del herpes labial suele ser más leve y puede ocurrir durante:

  • El ciclo menstrual
  • Fiebre
  • Períodos de estrés, cansancio, fatiga
  • Exposición al sol, a elevadas temperaturas o a luz ultravioleta
  • El consumo de algunos fármacos (medicamentos con esteroides como los que se utilizan para el asma)
  • Aparición de factores que disminuyan el sistema inmunológico (las defensas) o provoque lesiones locales que puedan hacer recurrir el brote

Los síntomas en este caso incluyen previa aparición del herpes:

  • Picazón
  • Ardor
  • Mayor sensibilidad u hormigueo en dicha zona de la piel

Los síntomas característicos de un brote habitualmente abarcan:

  • Lesiones, heridas o erupciones en los alrededores de la boca, labios y encías
  • Pequeñas ampollas llenas de un líquido amarillo claro
  • Aparición de pequeñas ampollitas que luego de formarse se revientan y drenan
  • Costras, cáscaras amarillentas que se desprenden de la zona afectada y dejan al descubierto la piel que está cicatrizando
  • Aglomeración de varias pequeñas ampollitas que brotan formando una grande

El virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) se contagia en la mayoría de los casos a través de la saliva. Puede permanecer en la boca y transmitirse incluso cuando no se encuentra activo. El virus del herpes simple es uno de los más comunes y es habitual que aparezca en edades tempranas. 

Además de en la boca, también puede permanecer en la piel, la ropa o en elementos plásticos durante cortos períodos. 

 ¿Cómo actúa el virus del herpes simple? 

1. El virus del herpes simple o VHS-1 penetra en el organismo normalmente a través de la mucosa, donde se replica y migra hacia los ganglios nerviosos. 

2. El virus reposa en el ganglio nervioso donde permanece inactivo hasta que determinados factores lo reactivan. 

3. Una vez reactivado, el virus del herpes migra hacia las mucosas donde se replica y se manifiesta como una ampolla febril. 

Para prevenir el herpes labial puedes seguir los siguientes consejos: 

- Dormir lo suficiente, nos ayuda a reforzar nuestras defensas, eliminar el cansancio y el estrés por lo que nos permite tener un sistema inmunológico más fuerte que evite la aparición del herpes labial. 

- Intentar reducir el estrés emocional. El estrés es una de las principales causas de los brotes de herpes. Además, reducir el estrés no solo es bueno para evitar el herpes sino también para mejorar nuestra calidad de vida. 

- Utilizar protección solar en los labios durante el verano y también en invierno. Ante la exposición a temperaturas extremas y el sol debemos prevenir la aparición de herpes cuidando nuestros labios con la protección adecuada. 

- Hacer deporte a diario. El deporte es beneficioso para nuestro cuerpo y para nuestro sistema inmune. Además nos ayuda a reducir el estrés, por lo que practicar deporte es una saludable y buena forma de prevenir el herpes labial. 

- Mantener una dieta equilibrada. Nuestra alimentación está directamente relacionada con nuestras defensas. Una alimentación adecuada nos ayudará a prevenir un brote de herpes labial.

Contagio

El herpes labial se contagia habitualmente a través del contacto de la piel de la zona infectada de una persona, con la de otro individuo sano (por ejemplo a través de utensilios de cocina, afeitadoras en los hombres, toallas, del beso, del sexo oral, en el que se puede contagiar el herpes genital a los labios o el labial a los genitales)

El período de incubación del virus es de entre 2 y 12 días luego del primer contacto con el mismo.

Una vez que una persona ha sido expuesta al virus, éste permanece en el organismo inactivo y se activa cada tanto, recurriendo así el herpes labial a lo largo de la vida.

Diagnóstico

El diagnóstico se establece teniendo en cuenta la apariencia de la herida, examinado si los ganglios del cuello o la ingle están inflamados o a través de un cultivo de la misma.

Tratamiento

  • Los síntomas del herpes labial desaparecen espontáneamente en unas dos semanas. La utilización de fármacos antivirales (por ejemplo: famciclovir, aciclovir y valaciclovir) de uso oral puede hacer más breve el curso de los síntomas y aliviar el dolor
  • Como los brotes suelen reaparecer si se toman los medicamentos en el momento inmediato en que el herpes está haciendo su reaparición, serán mucho más efectivos
  • Las cremas tópicas antivirales (Aciclovir) pueden ser utilizadas para tratar los herpes labiales pero deben ser aplicadas cada cuatro a seis horas, por unos 5 días.
  • Lavar las ampollas con abundante agua y jabón (preferentemente uno antibacterial) para minimizar las posibilidades de que el virus se propague a otras zonas de la piel
  • Colocar hielo puede aliviar un poco el dolor
  • Para prevenir futuros brotes se recomienda la utilización de bloqueador solar y bálsamo labial con óxido de zinc si se va a estar expuesto al sol

Complicaciones

  • Reaparición del herpes
  • Propagación a otras zonas (ojos o cerca de ellos por ejemplo)
  • Infecciones bacteriales secundarias en la piel
  • Ceguera (la infección ocular causada por el virus del herpes es una importante causa de ceguera en los norteamericanos)
  • La infección extendida en algunos individuos inmunodeprimidos puede llegar a ser causa de muerte. Por ejemplo en los que tienen VIH, cáncer o dermatitis atópica

Pronóstico

El herpes labial generalmente desaparece espontáneamente luego de unas semanas, sin embargo, suele recurrir.

 

Volver a inicio