Búsqueda personalizada

 

GENU VALGO 

DEFINICION

El genu valgo es una deformación del eje de las extremidades inferiores. Los padres habitualmente consultan porque el niño tiene las "rodillas chuecas". Si bien en la mayoria de los casos es una condición normal o transitoria, requiere de la adecuada evaluacion, manejo y seguimiento por parte de un traumatólogo infantil.

 

El genu valgo es una deformación del eje de las extremidades inferiores. El genu valgo es una deformación del eje de las extremidades inferiores. Los padres habitualmente consultan porque el niño tiene las "rodillas chuecas". Si bien en la mayoría de los casos es una condicion normal o transitoria, requiere de la adecuada evaluación, manejo y seguimiento por parte de un traumatólogo infantil. Los padres habitualmente consultan porque el niño tiene las "rodillas chuecas". Si bien en la mayoria de los casos es una condición normal o transitoria, requiere de la adecuada evaluación, manejo y seguimiento por parte de un traumatólogo infantil.

                El genu valgo es la variación del  eje de las extremidades inferiores, en el plano  frontal  en la que existe un aumento del espacio entre los tobillos al mantener  las rodillas juntas.  Se conoce como rodillas en X  o en forma de tijeras (fig. 1).

                                                     

ETIOLOGIA

                Durante el crecimiento se producen variaciones normales (fisiológicas) en el alineamiento angular de las extremidades  inferiores (fig. 2). En el recién nacido se aprecia rotación medial tibiofemoral y arqueamiento lateral de la rodilla (genu varo) que aumenta con la bipedestación cuando el niño comienza a pararse y caminar,  llegando a su máximo alrededor de los 18 meses. Posteriormente se desarrolla el genu valgo que se presenta en forma más prominente entre los 3 y 4 años de vida. Alrededor de los 8 años se logra el alineamiento definitivo de las extremidades inferiores.

                Todo este proceso es normal y se debe a diversas fuerzas que actúan sobre las extremidades cuyas estructuras de sostén articular están en desarrollo. Esta es la principal causa de Genu Valgo, también llamado genu valgo fisiológico, y que como se dijo es parte del desarrollo normal.         

                Existen además una serie de condiciones clínicas patológicas que pueden provocar alteraciones en el alineamiento angular de las extremidades inferiores, generando un Genu Valgo patológico. Alteraciones congénitas, displasias óseas, traumatismos con lesión de placa de crecimiento, infecciones óseas, alteraciones metabólicas, patologías inflamatorias pueden ser causa de Genu Valgo. Estas otras enfermedades deben ser evaluadas y seguidas de cerca por un traumatólogo infantil con el fin de tratarlas oportunamente.

 

CLINICA

                El principal motivo de consulta es el aspecto de las extremidades, lo cual suele preocupar a los padres. El genu valgo fisiológico es asintomático, simétrico, sin diferencias de longitud de extremidades y se presenta en las edades características. En niños mayores de 7-8 años, obesos con alteraciones  moderadas a severas pueden aparecer síntomas como fatigabilidad, cansancio fácil, dolor en las piernas, pie plano laxo.

                Se debe considerar la edad del paciente, la historia familiar de alteraciones de ejes, antecedentes de traumas y enfermedades previas, progresión de la enfermedad con el propósito de descartar patologías asociadas.

               

ESTUDIO COMPLEMENTARIO

                Los pacientes que presentan condiciones fisiológicas características sin evidencias de patologías asociadas no requieren estudios complementarios. Se sugiere realizar fotografías seriadas de las extremidades para evaluar el efecto del tiempo en la evolución.

                El estudio de casos severos, en edades mayores o con alguna evidencia clínica de deformidad patológica se realiza con una Teleradiografía de extremidades  inferiores, con rótulas orientadas hacia adelante. Este es un tipo de radiografía especial, en el cual no solo se observa la rodilla, sino que ambas extremidades inferiores completas.

                Puede ser necesario complementar estudio con radiografías de otros segmentos óseos, resonancia magnética o cintigrafía ósea dependiendo de las sospechas clínicas. En casos especiales se requerirán estudios metabólicos, inmunológicos, función renal y otros, según cada caso en particular.

 

TRATAMIENTO

                La mayoría de los niños con genu valgo fisiológico se resolverán en forma espontanea y no requieren ningún tipo de tratamiento más que la simple observación y control por parte de un traumatólogo infantil.

                Se han propuesto el uso plantillas, ortesis y otras terapias pero no son efectivas y no deben usarse. Basta con la observación y el control cada 3 a 6 meses.

                En los pacientes púberes y preadolescentes que mantienen alteraciones en el tiempo que presentan síntomas asociados , con distancia intermaleolar mayor de 10 cm o ángulos femorotibial en la radiografía mayor a 15° puede plantearse el tratamiento quirúrgico.

 Volver a inicio

 

 

Dr. Gonzalo de la Fuente Santelices

Traumatólogo Infantil

Clínica Alemana de Santiago