Búsqueda personalizada

El reflujo gastroesofágico es un fenómeno frecuente en menores de 18 meses. El tratamiento ideal es iniciar con medidas generales antirreflujo, medidas posturales:

  • Elevar la cabecera de la cuna con una inclinación de 30°.
  • Acostar al niño en decúbito lateral izquierdo.
  • Mantenerlos sentados en siüa porta-bebé (aun para dormir).
  • No utilizar ropa ajustada, fajas, cinturones, ni hacer esfuerzos abdominales.

Por otro lado, se han establecido medidas dietéticas importantes como reducir el contenido e incrementar la frecuencia de cada toma y comer despacio. Otra herramienta utilizada son las fórmulas antirreflujo, éstas contienen espesantes que aumentan la viscosidad de la leche. Los espesantes utilizados por la industria son: almidones de maíz o arroz, celulosa y harinas de algarrobo. El aporte proteico es caseíno predominante 20/80, con el fin de ejercer un efecto tampón sobre el ácido gástrico. Presentan bajo contenido de grasas para facilitar la evacuación gástrica.

Están indicadas en el niño con reflujo gastroesofágico (RGE) leve o moderado. Mejoran los síntomas en número y volumen de las regurgitaciones, pero no curan el RGE, ya que no modifican los episodios de reflujo medidos por pHmetría esofágica. No existe en la actualidad una evidencia científica de su efectividad; pueden persistir episodios de RGE ocultos y agravar los síntomas además de que podrían enmascarar los síntomas de alergia a la proteína de vaca.

Dicho de otra manera, están indicadas en aquellos niños que, de tanto vomitar la leche que toman, no se están alimentando correctamente y como consecuencia no están creciendo lo que se espera de ellos. Esto es un problema serio que precisa de seguimiento.

Por todo ello, la práctica habitual de ofrecer al público en general la posibilidad de adquirir estas fórmulas para el lactante que regurgita con frecuencia es un mal uso y abuso por parte de las empresas que las comercializan que debería ser regulado.

 No existen estudios longitudinales que garanticen el crecimiento y el desarrollo infantil adecuado ya que el aporte proteico no es el adecuado (60/40 o 55/45).

Nota importante: La leche materna es el alimento natural producido por la madre para alimentar al recién nacido. Se recomienda como alimento exclusivo para el lactante hasta los 6 meses de edad, ya que contiene todos los nutrientes necesarios para su desarrollo

Volver a inicio