Búsqueda personalizada

El objetivo del primer examen al primer día o al momento de nacer es proporcionar una evaluación del estado de desarrollo  y bienestar del niño y descubrir cualquier manifestación  de desviación de lo normal en la forma o en la función que pudiera requerir un tratamiento inmediato o en un periodo más tardío. También proporciona un punto de partida con que poder valorar el progreso y con el que establecer comparaciones en ulteriores exámenes, incluido el que se hará  al dar de alta el niño del centro maternal.

Inspección general:  debe incluir  una valoración completa del crecimiento y nutrición prenatales del niño  con una valoración del grado de madurez alcanzada. Después de esto,  debe procederse  a un examen mas sistemático de las regiones del organismo y de los diversos sistemas.

La definición de normalidad comienza con las medidas  corporales, relacionadas al peso, talla, circunferencia cefálica, circunferencia torácica y abdominal.

Postura:  el recién nacido sano, cuando descansa en posición supina, suele adoptar  una flexión parcial de brazos y piernas y tener la cabeza ligeramente vuelta hacia un lado. Aún sin pañales, que las mantengan separadas, las articulaciones de la cadera están parcialmente en abducción. Si se le vuelve a decúbito prono, la flexión de las extremidades se hace más marcada, de modo que las nalgas están elevadas y las rodillas sostienen, en gran parte,  el peso de la porción inferior del cuerpo. La cabeza está vuelta hacia un lado. El movimiento es mas evidente en la cara  y extremidades.  Hay que observar si existe asimetría, movimientos no usuales o falta de movimientos.

·       Piel: la inspección del niño bebe continuarse con la observación del color de la piel, con particular referencia a la palidez, cianosis, hemorragias, ictericia, erupciones o manchas de nacimiento.

            Vernix caseosa:  esta es una sustancia gris secretada por las glándulas sebáceas fetales y que desaparecen en el curso de unos días si no es eliminada con el baño

            Lanugo: es un vello perceptible, fino, escaso,  que es mas manifiesto en niños con pelo moreno.

            Descamación: sucede algunas veces poco después del nacimiento, mas marcada en manos y pies. La piel de los niños de bajo peso  para su edad gestacional es a menudo seca y escamosa.

            Pelo:  gran parte del pelo del cuero cabelludo presente en el nacimiento puede caer durante las primeras semanas de la vida. Raras veces persiste el color exacto del cabello de las primeras semanas.

            Color:  el color de la piel cambia muy rápidamente según los cambios del flujo sanguíneo en los capilares cutáneos. La vasoconstricción causa palidez; la vasodilatación, enrojecimiento, y el enlentecimiento  de la circulación periférica, cianosis. Los cambios no son siempre uniformes.

             Arlequín:  en ocasiones aparece un cuadro clínico llamativo en una mitad del cuerpo, por ejemplo, el lado derecho enrojecido y el lado izquierdo blanco. Esto se conoce como el “signo de arlequín” y carece de significado.

            Cianosis: la coloración moteada de la piel  generalmente indica una mala circulación periférica y debe investigarse la causa. Cuando hay cianosis, se debe precisar su distribución y, en particular, si está distribuida uniformemente o solo se halla presente en la periferia.

            Petequias y equimosis: por  compresiones o lesiones locales de la piel durante el  parto o por enfermedades hemorrágicas o infecciosas.

            Naevi flammei: nevus flamígeros que son zonas temporales de enrojecimiento en la raíz nasal, párpados superiores o en la nuca. Desaparecen gradualmente, pero pueden reaparecer cuando el niño está caliente, como después de un baño con agua tibia o después del llanto.          

            Milium: pequeñas manchas blanquecinas y opalescentes sobre la nariz y  estructuras circundantes. Son glándulas sebáceas bloqueadas que se vacían espontáneamente. No es necesario ningún tratamiento, pero es importante distinguirlas de las pústulas cutáneas.

            Manchas de nacimiento: son principalmente hemangiomas. A menudo desaparecen en pocos años sin tratamiento, aunque pueden aumentar de tamaño hasta regresar. Esto reza principalmente para los del tipo cavernoso.

Las manchas azules son zonas de pigmentación  azul profunda en las nalgas y dorso  que se ven en las razas de piel oscura.

            Erupciones: la piel del recién nacido se irrita fácilmente por un gran número de agentes físicos y químicos. En consecuencia, son frecuente las erupciones, pero suelen ser pasajeras y no siempre es fácil identificar la causa específica. La urticaria neonatorum, a veces llamada  impropiamente eritema toxicum es una erupción corriente que se ve en la primera semana de vida. Recuerda una urticaria papular  y consiste en zonas moteadas de rojo con una pápula central en relieve, pálida y que puede percibirse por el dedo. No se trata de un proceso infeccioso y no requiere tratamiento. No debe confundirse también con las pústulas cutáneas estafilocócicas.

Las nalgas son asiento frecuente de eritema, que generalmente ocurre por el contacto intimo con las deposiciones húmedas del pañal. En los casos graves puede haber ulceración de la piel. Tales lesiones se observan menos en los niños alimentados al seno. el eritema y la ulceración son mas marcados en la parte mas prominente de las nalgas y falta en la zona perianal inmediata a diferencia de la infección moniliasica  que se propaga hacia afuera desde el ano.

Fosita sacrococcígea:  otro hallazgo corriente en esta zona es una fosa sacrococcígea, que es un pequeño seno, cuyo fondo puede verse separando la piel. No es necesario mas tratamiento que mantener la higiene local. Hay que distinguir éste estado  simple de las formas mas profundas del seno pilonidal situadas mas allá del sacro. Estas hay que examinarlas cuidadosamente, pues pueden comunicar con la teca

Cabeza: el tamaño u forma son valorados por inspección y palpación.

                        Caput: contusión y edema del cuero cabelludo en la superficie de presentación  del cráneo , llamado también bolsa serosanguínea y que si alcanza  grandes dimensiones puede provocar hipovolémia en el recién nacido.      

                        Moldeamiento: puede ocurrir por flexibilidad de las suturas y la relativa blandura de los huesos craneales, especialmente en los preterminos El cabalgamiento de los huesos craneales puede ocurrir  en las líneas de sutura para posibilitar tal moldeamiento.  Tales deformaciones naturalmente exigen un cambio en la forma de los vasos sanguíneos subyacentes, algunos de los cuales pueden romperse. En ausencia de signos de disfunción cerebral  o de aumento de  la presión intracraneana  incluso  grados marcados de moldeamiento carecen de consecuencias.  La forma del cráneo se normaliza en pocos días.      

                        Las fontanelas: son zonas mas amplias de tejido fibroso presentes en la unión de dos o mas suturas. Las fontanelas anterior y posterior se hallan  en cada extremo de la sutura sagital. Las suturas coronarias se unen a la fontanela anterior y la fontanela posterior se une a las suturas lambdoidales

                        Plagiocefalia: es el desarrollo asimétrico del cráneo. Esta comúnmente  se corrige solo hasta cierto punto, pero hay que investigar cuando la condición parece ser progresiva, pues puede haber una craneosinostosis unilateral.

                        Craneotabes: raras veces, pequeñas zonas de los huesos parietales próximas a las líneas de sutura pueden ser blandas y percibirse un tictac a la presión. Cuando es localizado no tiene importancia y se denomina craneotabes.

                        Cefalohematoma:  es una colección de sangre alterada por debajo del periostio de uno de los huesos de la bóveda craneal.

Oídos: se debe hacer revisión de los conductos auditivos externos y observar el tipo de desarrollo y posición de los pabellones auriculares.

                        Pabellones accesorios: observados en la línea que va de la comisura bucal al oído. Por lo común  están situados por delante del pabellón y pueden ir relacionados a malformaciones renales o gastrointestinales. Si tienen un pedúnculo estrecho, pueden ser tratados mediante ligadura de la base, de forma que se ocluya la irrigación sanguínea arterial.

Cara: las modificaciones de las características faciales según las circunstancias raciales y familiares  hacen aconsejable  ver a los padres y hermanos antes de decidir si la fascies de un niño es anormal.

La expresión de la cara puede ser una guía útil del estado general de un niño y, por tanto, interesa observarla. La experiencia pronto enseña a diferenciar el niño irritable hiperactivo del gravemente enfermo.

Ojos: son difíciles de examinar. El futuro color de los ojos  no puede ser establecido al nacimiento, pues todos los niños tienen un iris azul grisáceo. Los movimientos no están completamente coordinados y, por tanto, es posible  un estrabismo transitorio. Raras veces hay lágrimas y una secreción ocular suele indicar  cierto grado de irritación conjuntival  o de bloqueo del conducto nasolagrimal. Las pequeñas hemorragias subconjuntivales  desaparecen sin tratamiento.  En el nacimiento hay visión  aunque limitada. El examen oftalmoscópico en el recién nacido es difícil y requiere habilidad y experiencia no solo en la técnica, sino también en la interpretación de los hallazgos. Las cataratas son difíciles de identificar en el nacimiento si no están bien formadas.

            El epicanto, un pliegue cutáneo en el ángulo interno de la fisura palpebral, es corriente en los niños pequeños y generalmente desaparece conforme el niño se hace mayor.

            La longitud de la fisura palpebral varía, pero solo es anormal cuando  no permite que los párpados se separen suficientemente para que la pupila dilatada quede por completo al descubierto.

            El hipertelorismo: la distancia entre los bordes internos de ambos globos oculares normalmente equivale al diámetro del globo ocular. También se puede decir que la distancia entre el centro de cada pupila es el doble del diámetro del globo ocular. Una separación mas ancha recibe el nombre de hipertelorismo

Nariz: la comprobación de la permeabilidad de ambas vías aéreas nasales debe formar parte del examen rutinario del recién nacido y de por si corroborada inicialmente al momento del nacimiento por penetración de la sonda de aspiración.  Puede verificarse posteriormente  asegurándose que la boca esté cerrada y luego ocluyendo el orificio nasal de cada lado por turno. Una ligera retracción de la pared torácica puede ser causada por un paso estrecho de las vías nasales, pero un distress y retracción importantes indican un bloqueo de las vías respiratorias.<