Búsqueda personalizada
El dolor de oído (otodinia) se produce regularmente por la acumulación de líquido en el oído medio y por la presión que este líquido acumulado ejerce sobre el tímpano y las estructuras circundantes.

El Dr. David Rey, médico Otorrino Yaracuyano,  expone lo siguiente: otalgia es realmente un dolor de oído referido y no propio del oído, la otalgia es como ocurre en las disfunciones de ATM y la otodinia es el dolor propiamente dicho del oído como ocurre en las otitis medias.

Un dolor puede ser  temporal o constante y agudo, sordo o urente en uno o en ambos oídos. en niños pequeños puede aparecer tan solo con un aumento de la irritabilidad y sensibilidad de la zona del oído. El oído medio es el que está situado entre el tímpano y el oído interno. Es una cavidad que tiene un drenaje estrecho y corto llamado la trompa de Eustaquio, la cual comunica con las cavidades nasales. Aunque puede ocurrir por una simple acumulación de cerumen, las causas clínicas más frecuentes incluyen los resfriados o una infección bacteriana. Estas pueden producir un edema que causa la obstrucción de la trompa de Eustaquio, impidiendo el drenaje normal de líquido desde el oído medio hacia el exterior, por lo que el líquido se acumula provocando una mala ventilación, dolor y pérdida de la audición.

El oído medio es el que está situado entre el tímpano y el oído interno. Es una cavidad que tiene un drenaje estrecho y corto llamado la trompa de Eustaquio hacia las cavidades nasales. Cuando por causa de un resfriado o de una infección bacteriana se produce la obstrucción de la trompa de Eustaquio debido a un edema, se impide el drenaje normal de líquido desde el oído medio hacia el exterior y el líquido se acumula provocando una mala ventilación, dolor y pérdida de la audición.

Causas del dolor de oídos

Las causas del dolor no son necesariamente las enfermedades propias del oído, ya que puede ser producido también por infecciones y otros problemas de la nariz, la cavidad oral, la garganta y la articulación de la mandíbula.

En los niños pequeños el dolor no siempre se debe a una infección, pues ser por otras causas como la acumulación de agua durante el baño, la retención de jabón o champú o la irritación de los canales por el uso de bastoncillos de algodón.

El dolor en el oído puede ser agudo, sordo, urente, transitorio o constante. Pero en niños pequeños puede aparecer tan solo con un aumento de la irritabilidad y sensibilidad de la zona del oído.

Las causas más frecuentes son:

  • Artritis de la mandíbula
    Infección del oído:
    Infección aguda del oído medio (episodio corto y severo)
    Infección crónica del oído medio (no desaparece o recurre)
    Infección aguda del oído externo (canal)
    Infección crónica del oído externo (canal)
    Infección maligna del oído externo (canal)
    Lesión en el oído debido a cambios de presión (grandes alturas u otras causas)
    Objeto clavado en el oído o cerumen seriamente impactado
    Tímpano roto o perforado
    Infección sinusal
    Dolor de garganta con dolor que se irradia a los oídos
    Síndrome de la articulación temporomandibular (ATM)
    Infección dental
    Irritación del conducto auditivo externo por el uso de aplicadores de algodón (isopos)
    Jabón o champú que quedan el oído
    -Agua del baño
    Obstrucción del oído externo (por un objeto extraño o cera en el oído).
    Otitis media aguda o crónica.
    Barotrauma agudo, por el cambio rápido en la altitud.
    Infección de los senos paranasales.

Tratamiento:

Las medidas generales que se pueden tomar en casa son:
- Mantener un ambiente húmedo. Una compresa fría o paños húmedos fríos aplicados en el oído externo durante 20 minutos pueden reducir el dolor.
- Para los niños con edad de masticar chicle sin peligro, puede ayudar a aliviar el dolor y la presión de una infección del oído.
- Si el niño se siente incómodo al estar acostado, el descanso en una posición erguida puede ayudar a reducir la presión en el oído medio.
- El aceite de oliva o las gotas óticas de venta libre son suaves y eficaces, siempre y cuando no se halla perforado la membrana del tímpano. Las gotas óticas recetadas, como Auralgan, también son eficaces para el alivio del dolor. Es muy recomendable consultar con un médico antes de suministrar este tipo de tratamiento.
- Los analgésicos antinflamatorios de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno, pueden proporcionar un alivio al dolor de oído en los adultos y en los niños. No suministre ácido acetilsalicílico -aspirina - a los niños.

El dolor de oído causado al descender ó subir rápidamente desde o a grandes alturas se puede aliviar al tragar saliva, masticando chicle o con otros métodos y, en el caso de los bebés, se les puede dejar que succionen un biberón durante el descenso.

Las medidas generales que se pueden tomar en casa son:

  • Mantener un ambiente húmedo.
  • Utilizar un analgésico antinflamatorio de venta libre como puede ser el paracetamol o el ibuprofeno.
  • Las compresa frías aplicadas localmente puede ayudar a tener menos dolor.
  • El dolor de oído causado al descender ó subir rápidamente desde o a grandes alturas se puede aliviar al deglutir o tragar saliva, al masticar chicle o con otros métodos y, en el caso de los bebés, se les puede dejar que succionen de un biberón durante el descenso.

Los otros métodos de tratamiento deben de ser consultados con su médico:

  • Para desbloquear la trompa de Eustaquio se pueden utilizar los antihistamínicos y los descongestionantes o las gotas nasales disminuyen la cantidad de secreción nasal y logran la contracción de las membranas mucosas.
  • Estos medicamentos se deben de utilizar sólo durante unos cuantos días y de persistir los síntomas por más tiempo, se debe volver a consultar con el médico.
  • También puede ser útil la utilización de gotas óticas para el dolor intenso, siempre con prescripción del médico.

Posteriormente si el cuadro persiste el médico deberá hacer un estudio para ver la posibilidad de causas más persistentes o crónicas del proceso.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir los dolores de oído:
- Evitar fumar cerca de los niños. Se ha demostrado que el cigarrillo causa millones de infecciones del oído cada año en los niños.
- Prevenir las infecciones del oído externo evitando introducir objetos en el oído y secando el oído después de bañarse o nadar.
- Tomar medidas para controlar las alergias. En particular, evitar los desencadenantes de las alergias. Los aerosoles corticoesteroides nasales pueden ayudar a reducir las infecciones del oído. Sin embargo, los antihistamínicos sedantes y los descongestionantes que se venden sin receta médica NO previenen las infecciones del oído.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico lleva a cabo un examen físico, el cual puede incluir la evaluación de:
- El oído
- La apófisis mastoides (parte ósea detrás de la oreja)
- La nariz
- La garganta

La presencia de dolor, sensibilidad o enrojecimiento de la apófisis mastoides a menudo indica una infección seria.

Durante el examen, el médico hará preguntas acerca del dolor de oído como las siguientes:
- ¿Cuándo comenzó?
- ¿Mejora, empeora o sigue igual?
- ¿El dolor es constante?
- ¿Qué otros síntomas se presentan?
- ¿Se siente presión en el oído?
- ¿Hay secreción del oído?
- ¿Se escuchan ruidos atípicos?
- ¿Hay fiebre?
- ¿Se siente dolor en el hueso detrás del oído?
- ¿Hay pérdida de la audición?

Como la mayoría de las infecciones del oído mejoran antes al cabo de 24 horas después de recibir atención médica, es menos probable que los médicos receten antiobióticos inmediatamente. El médico con frecuencia esperará para ver si los síntomas continúan o mejoran.

Si se han recetado antibióticos, es MUY importante tomar TODOS los antibióticos recetados puntualmente.

Los niños con infecciones de oído persistentes o recurrentes pueden necesitar tubos para el oído con el propósito de restablecer el funcionamiento adecuado del oído medio. La colocación de estos tubos es un procedimiento quirúrgico simple y muy eficaz.

Volver a inicio