Búsqueda personalizada

 

Alimentos 0 a 4 meses 4 a 6 meses 6 a 12 meses
LÁCTEOS Leche materna en forma exclusiva Leche materna en forma exclusiva

Leche materna y/o fórmula de continuación preferiblemente del tipo parcialmente hidrolizadas o hidrolizadas (hipoalergénicas) para disminuir el riesgo de una  dermatitis atópica y del asma bronquial

 Queso preferiblemente blanco, fresco, al principio en pequeñas cantidades.

   Yogurt, ofrecer pequeñas cantidades en una merienda

 

FRUTAS Ninguna Ninguna

Cambiar la consistencia de las frutas a medida que pasa el tiempo, primero en puré y luego de un tiempo (7 a 8 meses) en trocitos pequeños.

   Se deben seguir ofreciendo diariamente, sin azúcar.

         Las frutas cítricas NO se dan hasta después de los 12 meses.

 

HORTALIZAS(vegetales)

TUBERCULOS

(papa, zanahoria. ocumo, ñame, etc.)

 

Ninguna Ninguna

    Ofrézcale las hortalizas más variadas, esperando una semana para ofrecerle una nueva (calabacín, ocumo, plátano, etc.). Poco a poco se agregan todos y se aumenta la cantidad, primero en puré y luego ir cambiando la consistencia diariamente.

 

CEREALES Y PANES

 

Ninguno Ninguno

Comenzar con cereal de arroz en papilla con fórmula de continuación, ofrecido con cucharilla. Posteriormente puede ofrecerle, uno por vez de avena, trigo, maíz, etc.

    Ofrézcale arroz en grano y pasta muy bien cocida y blanda para que no se atragante, corazón de arepa con mantequilla.

   Como a los 8 meses se dan alimentos que el bebé pueda tomar con los dedos y masticar (galletas, bizcochos, pan) esto ayudará a la dentición 

LEGUMINOSAS

(granos) 

Ninguno Ninguno

  A los 10 meses se puede comenzar a ofrecer una sola clase por vez en pequeñas cantidades de lentejas, garbanzos, caraotas (negras, rojas, blancas) o frijoles, etc. Bien cocidas y blandas. 

CARNES Y HUEVOS Ninguno Ninguno

Se puede comenzar con una pequeña cantidad de pollo o res una vez al día, licuado en la sopa.

   A los 8 meses puede cambiar la consistencia de la carne (molida, picada pequeña).

   No se dará hasta los 15 meses de edad: pescado, cochino, huevo entero. Y si puede esperar el consumo de pescado hasta los 2 años de edad, es mejor, con la finalidad de disminuir el riesgo de la  dermatitis atópica (alérgica) y del asma bronquial

   A los 9 meses se puede iniciar con el amarillo de huevo, únicamente, si su médico se lo recomienda. 

SOPAS Ninguno Ninguno

     Se comienza con las hortalizas ya probadas por el bebé, que no le hagan daño. La sopa se prepara con un trocito pequeño de pollo o res y se va agregando poco a poco cada hortaliza y/o tubérculo; se puede agregar un condimento natural (cebolla, cilantro, etc.) en poca cantidad, sé licua y se ofrece en cucharilla NO en tetero, solo con una pizca de   sal y sin  cubito. 

 

Comenzando a comer. Nuevos sabores en platos y con cuchara
El primer alimentos que aconsejan algunos pediatras después de la leche son los cereales sin gluten (maíz, arroz). Otros recomiendan empezar con un puré amarillo (zanahoria, zapallo y papa). Que sea un alimento u otro, dentro de los que los bebes toleran, es lo de menos. Lo más importante es que los primeros cereales no tengan gluten, porque si el pequeño tuviera intolerancia a esta sustancia, se podría desencadenar una enfermedad seria, la celíaca, que produce graves trastornos si no es tratada a tiempo.


Cuando empezar
Sí el bebé esta alimentado con mamadera, es aconsejable empezar con los semisólidos al quinto mes de vida. Cuando la lactancia materna continua satisfactoriamente, se puede esperar hasta el sexto mes.
Hoy se posterga ese inicio hasta el sexto mes, debido a que en esta edad el bebé se encuentra psicológica y neurológicamente más preparado para aceptar el cambio.


4 Meses 
Hasta este momento, ni los sistemas nerviosos y digestivo del bebé estaban maduros para otros alimentos que no fueran la leche. Pero a partir de ahora, el pediatra podrían aconsejar introducir el uso de la cuchara con postres de fruta en su alimentación.

5 Meses
El bebé ya es capaz de mantener la cabeza erguida y además sabe aceptar y rechazar alimentos. Algunos niños comienzan con las papillas de cereales en este momento. 

6 Meses
Si el pediatra no la ha recomendado antes, el niño probará la papilla de frutas. Y también puré amarillo o verde. Algunos pequeños tardan unos días en aceptar la novedad, pero poco a poco, comienzan a encontrarle el gusto.


Puré amarillo o verde

El primero se elabora con zanahoria, papa y zapallo (sin sal) y con media cucharadita de aceite vegetal. El de verduras -o puré verde- se prepara con acelga o espinaca hervidas y papa, todo bien molido.



El puré
· Los productos elegidos para su elaboración deben ser frescos y de buena calidad.
· No cocer excesivamente los alimentos y utilizar pequeñas cantidades de agua para que no se pierdan vitaminas ni minerales,
· Prescindir de la sal y los condimentos.
· Al moler el puré, se debe añadir el agua necesaria para que tenga una consistencia suave.
· No debe recalentar de una vez para otra. Es mejor cocinar lo necesario para cada día.
· Hay que mantener un riguroso cuidado en la limpieza de todos los utensilios para hacer la comida del bebé.


Todavía Prohibido
Hace años, cuando no se realizaba la prevención contra la enfermedad celíaca (intolerancia al gluten), los niños comían en seguida galletitas. Hoy, en esta etapa de la vida del bebé, se desaconsejan totalmente. Esta medida evita que los pequeños con propensión genética desarrollen la enfermedad demasiado pronto, cuando puede resultar muy grave. Lo mismo se puede decir del pan y las papillas de trigo, avena, cebada o centeno, que contiene gluten. Además esta desaconsejados la miel, la sal, las frutillas (que pueden desencadenar alergia) el melón, la sandia, la betarraga y todas las coles. 


Cuatro Reglas Básicas


· Introducir un único nuevo alimento cada vez, y con un intervalo entre una y dos semanas como mínimo.
· Comenzar siempre con pequeñas cantidades ir aumentando paulatinamente.
· Si el bebé rechaza algún alimento, conviene no insistir. Se le puede ofrecer nuevamente a la semana siguiente.
· No hacer cambios sin consultar con el pediatra.


¡Y que pasa con la cuchara?
Al darle la comida con cuchara, el niño comienza a mover otros músculos diferentes de los que utilizaba hasta ahora para succionar. Por eso no es extraño que al principio le cueste un poco aceptar esta nueva modalidad. Si se utiliza una cuchara metálica inoxidable, puede ocurrir también que resulte dura y fría. Habrá que probar con una de plástico y de alegres colores.


¡No todo será tragar!
En cuanto a su hijo comience a comer con cuchara, conviene que permanezca sentado o incorporado durante las comidas porque así tragara mejor los alimentos.
La consistencia de su comida debe ir modificándose gradualmente, al comienzo los purés podrán se mas líquidos, pero según pasen los meses hay que darle comida mas sólida.
Después serán recomendable que los menús estén menos triturados. Si se tiene paciencia es preferible la prensa-puré. El momento de la alimentación debe ser con mucha calma, pero la madre deberá tener mucho cuidado ya que al menor descuido puede ocurrir un accidente.
Hay que mantenerlo bien sujeto a la silla, y, si hay que alejarse para buscar algo, es conveniente llevarlo. Deben usarse utensilios de plásticos, para evitar que el niño se lastime al realizar un movimiento brusco.

Comiendo como un león a partir de los 7 meses

A esta edad el bebé ya tolera casi todas las frutas que debe comer a diario, molidas o ralladas, según de qué tipo se traten. 
A partir de los nueve o diez meses, los purés ya no han de estar tan triturados como antes; a esta edad comienzan a tener una textura más gruesa: en casa se pueden moler los ingredientes con un tenedor, añadiendo un poco de liquido.
La carne, el pescado y los huevos empiezan ha ser necesarios a partir de los ocho meses, sobre todo por su contenido en hierro (carne), yodo (pescado) y vitamina A (huevo).

Siempre y cuando no haya antecedentes familiares de alergia. En este caso, el pediatra postergará estos alimentos hasta después de los 24 meses.
No debe recalentarse sus platos, pero si una vez elaborados, es posible separarlos en porciones individuales. Poco a poco, cobraran mucha importancia las comidas caseras. 

Solo Una Pizca De Sal
Aun hay que evitar la sal y, por supuesto, los condimentos fuertes. Es cierto que para el paladar adulto la comida infantil resulta muy desabrida.
El agua mineral, para calmar la sed, no ha de ser con gas, ni se le deben dar otras bebidas gaseosas.
Aunque el bebé ya pueda comer carne, pescado blanco y huevos, estos alimentos serán siempre cocidos, nunca fritos.
El cerdo no se introducirá hasta el segundo cumpleaños. Lo mismo rige para las verduras fuertes, como coliflor, repollo, o betarraga. También el chocolate, los embutidos y los mariscos están todavía prohibidos.
Conviene recordar que el niño todavía debe seguir una alimentación vigilada por su pediatra.

7 Meses
Cantidades de queso fresco o yogur natural

8 Meses
Es el pescado (blanco y sin espinas) y la carne de vaca, en ambos casos cocidos y en puré. T
ambién pueden empezar a comer cereales con gluten. Tener presente antecedentes familiares de dermatitis atópica (alérgica) ó de asma bronquial (padres o familiares), en cuyo caso es preferible iniciar su consumo a partir de los 2 años de dad.



9 Meses
Ya pueden comer yema de huevo cocido (nunca crudo), mezclada con la comida; al principio se añade una cucharadita y se va aumentado poco a poco la cantidad. Tener presente antecedentes familiares de dermatitis atópica
(alérgica) ó de asma bronquial (padres o familiares), en cuyo caso es preferible iniciar su consumo a partir de los 2 años de dad.
 

10 Meses
Los purés de verduras o papa, al igual que el arroz, se condimentan siempre con unas gotas de aceite de oliva o girasol. También es bueno el aceite de maíz.

11 Meses
Ahora pueden comer un huevo cocido entero o mezclado con el puré. Pero no más de uno o dos por semana. Mas tarde, también en tortilla.
 

12 Meses
Se introducen las legumbres, empezando con lentejas. Los quesos están permitidos si son frescos.

La Justa Medida
En general, el apetito del niño es el mejor indicador para saber que cantidad de comida hay que prepararle. Para hacerle una idea aproximada: entre los seis y doce meses, el bebé necesita a diario 500 cc de leche o productos lácteos.

Un yogurt equivale a 125 cc. de leche o a 20 g de queso fresco. Las papillas de cereales se prepararán con 200 cc. de agua y siete medidas de cereales. En cuanto a la carne o el pescado, los niños de esta edad necesitan entre 20 y 50 g diarios. Los purés de fruta o de verdura pueden prepararse ahora con unos gramos mas que los indicados para la edad de seis a siete meses, según el apetito del pequeño. No todos los bebés son iguales, y es lógico que un niño de constitución delgada no necesite la misma cantidad que otro de contextura más robusta. Habrá que ver las necesidades de cada uno y no forzar innecesariamente su apetito. 

 

 


Volver a inicio