Búsqueda personalizada

Es una caja segura que contiene medicamentos, y materiales para emergencias eventuales y que valorizamos cuando lo necesitamos. Es imprescindible tanto en la casa, colegio, trabajo, así como cuando salimos de vacaciones. La idea no es sustituir al médico, sino atender a nuestra familia, compañeros o a nosotros mismos en caso de accidentes o dolencias comunes repentinas.

 Es necesario estar preparado para las situaciones inesperadas. Una respuesta o acción rápida a una emergencia médica puede salvar vidas y evitar serias complicaciones. Servirá para hacer frente a los accidentes domésticos y dolencias más comunes. Debemos tener en cuenta los efectos secundarios de toda medicación y administrarla teniendo en cuenta cada caso.

Es recomendable revisarlo cada 6 meses para retirar los medicamentos vencidos y reponer lo que falte. Todo el material debe estar limpio y los medicamentos deben conservarse en su envase original y con su prospecto. En las casas donde alguno de sus miembros tenga una dolencia específica, deberán existir los medicamentos adecuados para el tratamiento de esa dolencia, así como los medicamentos necesarios para hacer frente a una posible emergencia por descompensación de la enfermedad (asma, diabetes, alergias, etc.) No debe estar al alcance de los niños. Para que sea efectivo debe ser lo más completo posible


Elementos imprescindibles.

Antisépticos. Permiten desinfectar una posible herida: Frasco de alcohol de 90 grados , Solución yodada, agua oxigenada, Suero fisiológico. Un jabón desinfectante.

Material de cura. Se utiliza para limpiar, cubrir heridas o quemaduras, o para controlar hemorragias.) Gasas esterilizadas en sobres cerrados 5 x 5 cm. para heridas pequeñas. Para heridas abiertas o apósitos secos para quemaduras. Estos deben estar en paquetes esterilizados (No trate de fabricarlos usted mismo). Gasas esterilizadas en sobres cerrados 10 x 10 cm. para heridas largas y como apósito para tratar de parar el sangrado.

Caja de curitas. Rollo de vendas de 2.5 x 5 cm, para vendaje de los dedos. Rollos vendas de 5 x 5 cm, para mantener el apósito sobre la herida.. Paquete de algodón hidrófilo (no colocar nunca directamente sobre la herida). Adhesivo.


Otro material. que sirva para medir la fiebre, ver y sacar astillas, aguijones, cristales, etc., cortar vendas , manejar heridas): Termómetro. Pinzas. Tijeras. Guantes estériles. Lupa. Linterna. Tabletas de sal (En shock, disuelva 1 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda en un litro de agua (5 gr. de sal, 2 gr. de bicarbonato, y 1 litro de agua). Tablas de 5 mm de grueso por 9 cm. de ancho y de 30 a 38 cm. de largo. 12 Para entablillado de la pierna o brazo fracturado. Pequeñas tablillas de madera de 5 x 10 cm. 12 Para entablillar dedos fracturados. Torniquete. Pieza de tela ancha , 50 cm. de largo ( Para uso en sangrado severo). Jeringas estériles descartables con capacidad para 3 y 5 cc.


Medicamentos. Deberán ser manejados con cuidado, sabiendo bien sus aplicaciones y sus contraindicaciones en cada caso.) Para el dolor o fiebre: analgésicos y antipiréticos (acetaminofen, diclofenac potásico, ibuprofeno, si no estan contraindicado). Para las alergias: antihistamínicos. Para alergias graves: dexametasona o  hidrocortisona . Para diarreas: suero oral, para evitar la deshidratación. Para quemaduras: pomada para quemaduras. Para las picaduras e irritaciones locales: crema con antihistamínicos para las picaduras e inflamaciones. Para asma: nebulizador antiasmático. Para acidez de estómago: antiácidos. Para irritación ocular: solución de lavado ocular( puede ser agua estéril)


Consultar con su medico de confianza Para una confección más personalizada de nuestro botiquín, debemos pedir consejo a un médico (especialmente para los nombres comerciales de los medicamentos) sobre todo si hay alguna enfermedad previa en la familia. Él te ayudará a adaptar la medicación a estas circunstancias y completar el botiquín con elementos necesarios para hacer frente a una posible agudización o descompensación de la enfermedades ya existentes. Repito un botiquín básico y completo no sustituye al médico, pero si nos permitirá ofrecer los primeros auxilios en caso de accidentes o dolencias comunes que se puedan presentar en nuestro medio. Tras prestar los primeros auxilios, hemos de valorar si la dolencia necesita un tratamiento por un profesional y siempre debemos acudir a él en caso de duda.


Volver a inicio