Búsqueda personalizada





















Dolor de oído












La sinusitis













Revisado por: Steven P. Cook, MD
Fecha de la revisión: abril de 2007

http://kidshealth.org/

Algo de anatomía de la cavidad oral.

 La cavidad bucal está limitada hacia delante y hacia los lados por las arcadas gingivodentarias, hacia arriba por la bóveda palatina y hacia abajo por el piso de la boca. Hacia atrás, se comunica con la faringe por un orificio circunscrito por el velo del paladar, los pilares anteriores del velo y la base de la lengua llamado istmo de las fauces.

En la bóveda palatina se pueden distinguir dos partes: una anterior o paladar duro, y una posterior o paladar blando. En el paladar duro es posible encontrar en el tercio medial y anterior, un orificio llamado foramen incisivo, que marca el límite del paladar primitivo, a través del cuál pasan el nervio y arteria Esfenopalatina.. Bajo la mucosa del paladar duro a la altura del segundo molar, un centímetro hacia medial, se encuentra el orificio palatino mayor, en donde emergen los vasos y el nervio palatino mayor. El borde posterior del paladar duro se continúa con el paladar blando. Este último es un tabique músculo-membranoso que prolonga la bóveda palatina hacia atrás y abajo, y separa la nasofaringe de la orofaringe. El borde posterior del paladar blando presenta en su parte media una prolongación de 10 a 15mm de longitud, la úvula, y a cada lado, dos repliegues curvilíneos, uno anterior y otro posterior, llamados pilares anteriores y posteriores del velo del paladar. Dichos pilares contribuyen a limitar la fosa amigdalina, cuya mitad superior está ocupada por la amígdala palatina.

La amígdala palatina está rodeada por un tejido más denso, que forma la cápsula amigdalina. La cara medial de la amígdala es mamelonada y tiene en su superficie la desembocadura de las criptas amigdalinas.

En el piso de la boca encontramos el frenillo, que es un pliegue mucoso que une la cara dorsal de la lengua con la mucosa del piso de la boca. A cada lado del frenillo se produce una elevación, el pliegue sublingual, bajo el cual esta glándula sublingual. También destaca el orificio del conducto submandibular o de Wharton que se abre en la carúncula o papila sublingual, a cada lado del frenillo.

La lengua ocupa la parte media del piso de la boca. Su cara superior está dividida en dos partes, una anterior o bucal y otra posterior o faríngea, por un surco en forma de V abierta hacia delante llamada surco terminal o V lingual.

La parte faríngea de la cara dorsal de la lengua presenta pequeñas prominencias dispuestas oblicuamente, que son debidas a la presencia en la capa superficial de la mucosa de folículos cuyo conjunto constituye las papilas de la V lingual. y el foramen caecum, que es el remanente del conducto Tirogloso. En el tercio posterior se encuentran las amígdalas linguales.

Hay diferentes tipos de papilas linguales que se distribuyen característicamente en la superficie de la lengua. Las papilas filiformes contienen aferencias táctiles, son abundantes, rugosas, con forma de filamento y se ubican en la región central. Las fungiformes, son pequeñas y tienen forma de hongo, se observan como manchas rojizas a la inspección. Las caliciformes son las de mayor tamaño y están ubicadas por delante del surco terminal, ellas están rodeadas por una depresión profunda que posee abundantes cálices gustatorios. Las foliáceas están hacia los bordes laterales y en el ser humano no están muy desarrolladas. Las circunvaladas, foliáceas y fungiformes contienen receptores para el gusto en los calículos gustatorios.

En relación a las amígdalas se menciona que  forman parte del anillo de Waldeyer el mismo que corresponde al tejido linfático localizado en faringe, es decir que la adenoides se localiza en la rinofaringe por detrás de la Nariz, y las amígdalas Palatinas lateralmente en la orofaringe, la amígdala lingual se localiza en el tercio posterior de la lengua en su cara dorsal. El agrandamiento exagerado del tejido adenoideo o amígdalas palatinas en el niño puede ocasionar obstrucción respiratoria ocasionando un fuerte ronquido y llevar a veces a presentar crisis de apnea exagerada, lo que se denomina síndrome del apnea obstructiva del sueño (S.A.O.S.) que puede ocasionar cor pulmonar y a veces la muerte en pocos casos. La mayoría de Los pacientes que presentan síndrome obstructivo crónico presentan alteración en el desarrollo maxilofacial ocasionando mal oclusión, labio superior corto, labio inferior evertido, pómulos aplanados, lo que se conoce como fascies adenoidea, por lo que se aconseja operar, es decir realizar adenoidectomía y o amigdalectomía para aliviar sus síntomas y evitar trastornos del desarrollo maxilofacial.

El desarrollo exagerado (hipertrofia) de la adenoides puede ocasionar Otitis Media y Sinusitis a repetición o llevar a la cronicidad de dichas patologías.

ADENOIDITIS. Es la inflamación de la adenoides que se presenta generalmente acompañado de un proceso agudo catarral o amigdalino, es poco frecuente observar solo adenoiditis en niños mayores, es raro en adultos ya que generalmente el tejido adenoideo se atrofia a la edad de 14 a 15 años. Se manifiesta con obstrucción nasal, rinorrea anterior, posterior, fiebre, cefalea, otalgia ,acompañado a veces de otitis media aguda. a la rinofibroscopía la adenoides se observa congestiva agrandada, bañada de secreción purulenta

En la Adenoiditis Crónica, se caracteriza por presentar obstrucción nasal crónica, respiración bucal, tos crónica intermitente por la rinorrea posterior que presenta, generalmente nocturna, se observa en Rx hipertrofia de la misma , pero a veces éste estudio no es fidedigno dando falsos diagnósticos por lo que se recurre a la videofibroendoscopía observando el agrandamiento de la misma que penetra en las coanas:
 

Todo paciente que presente adenoiditis crónica deberá ser operado (adenoidectomia),para evitar alteración del desarrollo maxilofacial y mal oclusión.

AMIGDALITIS. Se denomina así a la inflamación de las amígdalas ,la misma que puede ser viral o bacteriana. Siendo su incidencia mayor en niños de 4 a 8 años ,es poco frecuente encontrar amigdalitis bacteriana en niños menores de 2 años. Las complicaciones que pueden ocasionar el estreptococo beta hemolítico pueden ser muy graves, afectando a las articulaciones (artritis reumática), riñón (nefritis) y corazón (carditis), siendo ésta bacteria la que con mayor frecuencia se encuentra en las amigdalitis bacteriana.

Se presenta con fiebre elevada, escalofríos, artralgias, cefalea, dolor al deglutir(odinofagia) encontrando a la exploración física ganglios yugulodigástricos dolorosos a la palpación .Al observar las amígdalas vemos que están recubiertas de de una capa blanquecina amarillenta ,amígdalas aumentadas de tamaño ,petequias en pilares y paladar blando, se debe realizar diagnóstico diferencial con la mononucleosis, angina de Vincent, agranulocitosis y en la actualidad muy rara la Difteria.Se debe solicitar un Hemograma completo, cultivo de frotis faringeo investigar titulo de anticuerpos de ASTO, PCR eritrocedimentación. El aumento de éstas pruebas nos indica que existe fiebre reumática. Las complicaciones que podemos observar en una amigdalitis pultacea son: Uvulitis aguda,abscesos de ganglios cervicales, retrofaríngeos, parafaríngeos y periamigdalar éste ultimo es la complicación que con mayor frecuencia observamos. Las complicaciones no supurativas son: Carditis, nefritis y fiebre reumática.

Tratamiento Medico.

Se sugiere penicilina por vía oral o intramuscular en Los casos agudos no complicados, en los casos resistentes por que las betalactamasas de Los microorganismos no permiten actuar a la penicilina se sugiere utilizar macrólidos. o cefalosporinas de primera generación En las complicaciones se sugiere utilizar cefalosporinas de tercera generación por vía intravenosa.

Tratamiento Quirúrgico.

El Tratamiento quirúrgico se sugiere en aquellos pacientes que presentan amigdalitis a repetición 4 a 6 al año o en aquellos pacientes que presentan hipertrofia severa amígdalas :Si una amígdala presenta asimetría acentuada en relación a la otra se debe realizar biopsia o amigdalectomía para confirmar o descartar tumor maligno (Linfoma, Hodgkin, Ca.)

¿Qué es la amigdalectomía?

 

La amigdalotomía es el procedimiento quirúrgico que consiste en extirpar las amígdalas. Es posible que el pediatra recomiende una amigdalotomía si su hijo presenta uno o varios de los siguientes síntomas:

amigdalitis o inflamaciones de garganta persistentes o recurrentes
amígdalas inflamadas que dificultan la respiración
dificultad para comer carne o alimentos que requieren masticarlos
ronquidos que podrían afectar sus actividades cotidianas
apnea obstructiva del sueño (un trastorno por el cual su hijo quizá deje de respirar durante varios segundos seguidos mientras duerme porque las amígdalas engrosadas le están obstruyendo parcialmente las vías respiratorias)
Las cirugías, por sencillo que sea el procedimiento en cuestión, suelen asustar tanto a los niños que tienen que someterse a ellas como a los padres. Pero usted puede ayudar a su hijo a prepararse para la intervención quirúrgica si le explica qué le espera. Durante la amigdalotomía, ocurrirá lo siguiente:

Le administrarán a su hijo anestesia general. Esto significa que la intervención se realizará en un quirófano, de modo que el anestesista pueda controlar el estado de su hijo.

Su hijo estará dormido durante alrededor de 20 minutos.



El cirujano accederá a las amígdalas a través de la boca abierta del niño, sin necesidad de hacer ninguna incisión en piel externa de la garganta.

El cirujano extirpará las amígdalas del niño mediante una serie de pequeñas incisiones y luego cauterizará los vasos sanguíneos.
Su hijo se despertará en el área de recuperación. En la mayoría de los casos, el tiempo total de permanencia en el hospital oscila entre 5 y 10 horas. De todos modos, los niños que tienen dificultades para respirar o presentan signos de hemorragia regresan de inmediato al quirófano. Y los niños menores de 3 años y aquellos que padecen enfermedades crónicas, como trastornos convulsivos o parálisis cerebral, suelen pasar la noche en el hospital para estar en observación.

El período de recuperación tras una amigdalotomía suele ser de una semana o poco más, durante las cuales se experimentan dolores y molestias debido a la exposición de los músculos de la garganta después de extraer las amígdalas. Esto puede repercutir sobre la capacidad de su hijo para comer y beber, así como para retomar sus actividades habituales.

La amigdalotomía intracapsular es una variación en la técnica tradicional de la amigdalotomía. Este procedimiento consiste en extirpar la parte de tejido inflamado de las amígdalas, dejando una fina capa de tejido sin extirpar a fin de proteger los músculos subyacentes de la garganta. En consecuencia, la recuperación es mucho más rápida porque los niños sienten menos dolor, no necesitan tomar analgésicos tan fuertes y se muestran más dispuestos a comer y beber. Por otra parte, el riesgo de sangrado después de la cirugía es mucho menor que cuando se practica una amigdalotomía convencional. Puesto que se deja sin extirpar una parte del tejido de las amígdalas, existe una muy remota posibilidad de que ese tejido se vuelva a inflamar y a infectar, lo que demandaría repetir la intervención. Sin embargo, esto ocurre en menos del 1% de los casos de niños que han sido sometidos a una amigdalotomía intracapsular.

 


 

Volver a inicio