Búsqueda personalizada

Síndrome de abstinencia en bebés o SAN es un grupo de problemas que ocurren en un recién nacido que estuvo expuesto a drogas adictivas ilegales o recetadas mientras estaba en el útero de la madre.

Las mujeres embarazadas que usan drogas o beben alcohol ponen a sus bebés por nacer en riesgo de tener el síndrome de abstinencia neonatal y otros problemas. Las mujeres que usan drogas también es menos probable que busquen atención médica prenatal. Eso puede aumentar los riesgos tanto para la mamá como para el bebé.

Síntomas del síndrome de abstinencia en bebés
Los síntomas del síndrome de abstinencia neonatal dependen de:
El tipo de droga que la madre consumió
La cantidad de droga que ella estaba tomando
La cantidad de tiempo durante el cual consumió la droga
Si el bebé nació a término o antes (prematuro)

Los síntomas pueden empezar al cabo de 1 a 3 días después del nacimiento o pueden tardar de 5 a 10 días en aparecer. Dichos síntomas pueden abarcar:
Coloración en manchas de la piel (moteado)
Diarrea
Llanto excesivo o chillón
Succión excesiva
Fiebre
Reflejos hiperactivos
Aumento del tono muscular
Irritabilidad
Mala alimentación
Respiración rápida
Convulsiones
Problemas para dormir
Aumento lento de peso
Nariz tapada, estornudo
Sudoración
Tiritar (temblores)
Vómitos

El síndrome de abstinencia neonatal (SAN) se presenta debido a que una mujer embarazada toma drogas adictivas ilegales o fármacos recetados tales como:
Anfetaminas
Barbitúricos
Cocaína
Diazepam
Marihuana
Opiáceos (heroína, metadona, codeína)

 
Éstas y otras drogas atraviesan la placenta el órgano que conecta al bebé con su madre en el útero– y alcanzan al bebé, que se vuelve adicto junto con su madre.
Al nacer, el bebé todavía es dependiente de la droga. Debido a que ya no está recibiendo la droga después del nacimiento, se pueden presentar síntomas de abstinencia.

El consumo de alcohol durante el embarazo también puede causar problemas en el bebé.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de abstinencia neonatal?
El diagnóstico se hace según antecedentes de abuso de sustancias por parte de la mamá. Es importante contar con un informe preciso del uso de drogas de la madre. Eso incluye el momento en que consumió la última droga. El proveedor de atención médica puede usar un sistema de puntuación para ayudar a hacer el diagnóstico y determinar qué tan grave es la abstinencia en el bebé. Se asignan puntos para ciertos signos y síntomas, y según la gravedad de cada uno de ellos. Esta puntuación también puede ayudar en la planificación del tratamiento.

El proveedor de atención médica puede analizar muestras de meconio o de orina si sospecha de que la madre usaba drogas. También puede hacerlo si el bebé muestra síntomas del síndrome.

¿Cómo se trata el síndrome de abstinencia neonatal?
El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Los bebés que tienen abstinencia están irritables. Suele ser difícil calmarlos. Puede ayudar envolver al bebé fuertemente en una manta para darle confort. Estos bebés también pueden necesitar calorías adicionales porque tienen una mayor actividad. Quizás necesiten una fórmula con más cantidad de calorías. También puede que necesiten líquidos IV si están deshidratados o tienen vómito o diarrea graves.

Algunos bebés pueden necesitar medicamentos para tratar síntomas graves de abstinencia, como las convulsiones. Los medicamentos también pueden ayudar a aliviar las molestias y los problemas que causa la abstinencia. Por lo general, a los bebés se les da un medicamento que está en la misma familia que la droga que le ha provocado el síndrome de abstinencia. Una vez que los signos de la abstinencia están bajo control, se va reduciendo lentamente la cantidad de medicamento. Eso ayuda a ir separando al bebé de la droga. Hable con el proveedor de atención médica de su bebé para saber qué tratamientos podrían funcionar para su bebé.

El tratamiento específico del síndrome de abstinencia neonatal será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

La edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos
La gravedad de la enfermedad
La tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias sus expectativas para la evolución de la enfermedad su opinión o preferencia
Los bebés que padecen el síndrome de abstinencia son irritables y suele ser difícil consolarlos. Envolver al bebé en una manta puede ayudar a reconfortarlo. Estos bebés, además, pueden necesitar calorías adicionales debido a su mayor actividad; es posible que necesiten una fórmula alta en calorías. A veces es necesario administrar líquidos por vía endovenosa (IV) si el bebé se deshidrata o tiene vómitos o diarrea graves.

Algunos bebés pueden necesitar medicamentos para tratar los síntomas severos del síndrome de abstinencia, especialmente para convulsiones. Las drogas específicas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (US Food and Drug Administration, FDA) para tratar el síndrome de abstinencia incluyen las siguientes:

Metadona para el síndrome de abstinencia de heroína y otros opiáceos.
Benzodiazepinas (para el síndrome de abstinencia de alcohol).
También se utilizan otras drogas para aliviar el malestar y los problemas del síndrome de abstinencia. La droga del tratamiento suele ser de la misma clase que la sustancia de cuya exposición el bebé se está retirando. Una vez que se controlan los síntomas del síndrome de abstinencia, la dosis se reduce gradualmente para ayudar a independizar al bebé de la droga.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome de abstinencia neonatal?
Además de los problemas de abstinencia después del nacimiento, las complicaciones que el bebé podría tener incluyen:

Crecimiento deficiente en el útero
Nacer antes de tiempo
Convulsiones
Defectos de nacimiento

  • Cada droga puede causar problemas específicos en el bebé. Por ejemplo:

    La heroína y otros opiáceos, incluida la metadona, pueden causar síntomas de abstinencia graves en el bebé. Algunos síntomas pueden durar tanto como entre cuatro y seis meses. Los bebés que nacen de madres que usan metadona pueden también tener convulsiones.
    Las anfetaminas pueden causar un bajo peso de nacimiento y nacimiento prematuro.
    El uso de cocaína puede ocasionar un crecimiento deficiente, retrasos del desarrollo, discapacidades del aprendizaje y un menor coeficiente intelectual en el bebé.
    El uso de marihuana puede causar un menor peso de nacimiento.
    El uso de alcohol puede tener efectos importantes en los bebés, tanto antes del nacimiento como después. Se retrasa el crecimiento durante el embarazo y después. Además puede ocasionar ciertos problemas de la cabeza y la cara, defectos cardíacos y problemas mentales.
    Fumar cigarrillos puede causar un bajo peso de nacimiento. También puede aumentar el riesgo de que el bebé sea prematuro o nazca muerto.
    ¿Se puede prevenir el síndrome de abstinencia neonatal?
    Este síndrome es un problema muy fácil de prevenir. Pero solo puede prevenirse si la madre deja de usar drogas antes del embarazo o tan pronto como sepa que está embarazada.

Puntos clave sobre el síndrome de abstinencia neonatal

  • El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando un bebé se expone a las drogas antes de nacer, mientras está en el vientre de su mamá. Después del nacimiento, el bebé puede tener entonces síndrome de abstinencia a las drogas.
    Que la mamá use drogas ilegales puede hacer que el bebé que lleva en su vientre se vuelva adicto.
    Los síntomas de abstinencia pueden comenzar tan pronto como entre 24 y 48 horas después del nacimiento. O pueden aparecer recién entre 5 y 10 días después del nacimiento.
    Algunos bebés pueden necesitar medicamentos para tratar síntomas graves de abstinencia. Los medicamentos ayudan a aliviar las molestias y los problemas que causa la abstinencia.
    El síndrome de abstinencia neonatal es un problema muy fácil de prevenir. Pero solo puede prevenirse si la madre deja de usar drogas antes del embarazo o tan pronto como sepa que está embarazada.

Volver a inicio                                                                                            Volver a servicio de neonatología